Inicio Uncategorized Empiezan a juzgar a cinco acusados por robo de ganado

Empiezan a juzgar a cinco acusados por robo de ganado

Compartir

Los animales de raza Hereford habían sido sustraídos del establecimiento rural “Bono Aurelio” en marzo de 2011 y aparecieron en un campo de Justiniano Posse. Para la fiscal, actuaron como una organización

Desde la mañana de hoy, cinco personas empezarán a ser juzgadas en los tribunales riocuartenses, acusadas por el robo de ganado en un campo distante 15 kilómetros de Santa Eufemia.
El hecho ocurrió el año pasado, entre las 18 del día 26 de marzo y las 8 de la mañana del día siguiente, y generó un alto impacto en la zona debido a la importante cantidad de animales que habían sido sustraídos: 67 terneros, raza Hereford, de entre 130 y 160 kilos cada uno.
A los pocos días, la policía había logrado dar con los animales robados en un campo de la localidad de Justiniano Posse; además detuvieron a los sospechosos y secuestraron un camión Mercedes Benz 1114 con el que habrían trasladado el cargamento. Los imputados por el delito de abigeato agravado fueron Mario Roberto Barbiani, Néstor Hugo Vassia, Víctor Daniel Zabala y Juan Carlos Escudero, en tanto que Franco Nicolás Grella terminó imputado por encubrimiento. El caso será juzgado por la Cámara Primera del Crimen, a cargo de Nora Sucaría.

La acusación

Según la Fiscalía de La Carlota que tuvo a su cargo la investigación, los hechos sucedieron de la siguiente manera:
Entre las 18 horas del 26 de marzo de 2011 y las 8 del día siguiente, el transportista Mario Barbiani junto a Víctor Daniel Zabala y Juan Carlos Escudero se encontraron en el establecimiento rural “Bono Aurelio”, dedicado a la cría de vacas, cerdos y ovejas. Zabala iba a bordo de su camión Mercedes Benz 1114, dominio WRW862, con acoplado.
Después de romper la cadena que mantenía cerrada la tranquera, se habrían apoderado de 67 teneros raza Hereford que habían sido destetados un mes atrás y pesaban entre 130 y 160 kilos cada uno. La mayoría de los animales tenían sus marcas de color amarillo en las orejas.
Para poder lograr su objetivo, sostuvo la fiscalía, los imputados arrearon a los animales que se encontraban en lotes diferentes y los llevaron hasta el toril y desde ese corral los condujeron por el cargador o brete hacia el camión Mercedes Benz, conducido por Barbiani.
Barbiani habría acordado con los otros acusados trasladar los animales sin las guías de transporte hacia el campo de Justiniano Posse donde finalmente los hallaron.
Al comisionista de hacienda Néstor Hugo Vassia se lo acusó de estar de acuerdo con los autores del robo para vender los animales, luego de pactar la transacción telefónicamente con Franco Nicolás Grella.
En otro tramo de la acusación, la Fiscalía de La Carlota describió la actuación de Grella y sostuvo que esta persona dedicada a la crianza y comercialización de animales vacunos fue quien intervino en la compra de los 67 terneros que habían sido robados en Santa Eufemia.
Agregó que los habría adquirido “en forma imprudente y negligente”, permitiendo que el camionero transportista que descargaba los animales en el feed lot lo hiciera sin presentar el Documento de Tránsito de Animales (DTA), registro que es necesario para verificar la procedencia del ganado.

Qué penas pueden recibir

El abigeato es el robo de animales de cría, o cuatrerismo, que sucede generalmente, aunque no en forma excluyente, en las zonas de campo, afectando a los productores ganaderos. Dentro de estos animales se distingue el ganado mayor, que comprende el ganado bovino, mular y equino; y el menor, que es el porcino, caprino u ovino. El hurto de bípedos, como gallinas, no es abigeato.
Según Carrara, etimológicamente, abigeato proviene de las palabras latinas “ab” y “agere”, que significan echar por delante, arrear o aguijar.
El Código Penal argentino trata del abigeato en el Capítulo 2 bis, que fue incorporado en el año 2004 por el artículo 3 de la Ley 25.890. Las penas que prevé van de los 2 años de prisión hasta los 8 años.
Si se ejerció fuerza o violencia (robo) se establece la pena de reclusión o prisión de cuatro a diez años, al igual que si se adulteraran las marcas de señalización del animal o si hubo falsificación de documentación para consumar el delito. Se aplicará la misma pena si quien cometió el ilícito es alguien que se dedica a la cría, faena, comercio o transporte de ganado, o si el delito es efectuado por al menos tres personas.

PUNTAL

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here