Variables clave de la economía indican que la inflación llega al 25%

­­

Los datos que se desprenden de los informes de recaudación, paritarias, jubilaciones, salario mínimo, asignaciones familiares y consumo, revelan que la actividad económica se rige con un piso del 20%

Se­gún el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca y Cen­sos (Indec) la in­fla­ción de agos­to fue 0,9% y acu­mu­ló un 10% en el úl­ti­mo año.
El re­le­va­mien­to ofi­cial re­pre­sen­ta me­nos de la mi­tad que lo que de­tec­tan las con­sul­to­ras pri­va­das, que a tra­vés del “Ín­di­ce Con­gre­so” que di­fun­den le­gis­la­do­res de la opo­si­ción to­dos los me­ses, acu­mu­ló al mes pa­sa­do una in­fla­ción in­te­ra­nual del 24,23 por cien­to.
Cer­ca de es­te in­di­ca­dor, va­rios da­tos de la eco­no­mía con­fir­man es­ta ten­den­cia del au­men­to ge­ne­ra­li­za­do de pre­cios, que es más del do­ble de las po­lé­mi­cas es­ta­dís­ti­cas ofi­cia­les.

Ejem­plos a la vis­ta

Por ejem­plo, los au­men­tos de sa­la­rios en el sec­tor pri­va­do re­gis­tra­do fue­ron en el pri­mer se­mes­tre de 30,1 por cien­to, por lo que pa­sa­ron de 5.554 a 7.229 pe­sos.
En el sec­tor pú­bli­co au­men­ta­ron 27,5 por cien­to, con 36,4% en la ad­mi­nis­tra­ción cen­tral, 27,7% en las pro­vin­cias y 31,1% en el con­jun­to de los mu­ni­ci­pios del país, con ex­cep­ción de la ciu­dad de Bue­nos Ai­res que ajus­tó 24,9 por cien­to.
El Sa­la­rio Mí­ni­mo Vi­tal y Mó­vil (SMVM) ofi­cia­li­za­do por el Go­bier­no mues­tra que di­cha re­mu­ne­ra­ción al­can­za­rá unos $2.875 des­de los $2.300 que re­gían en agos­to. De nue­vo, el sal­to que se re­gis­tra es de 25 por cien­to.

Ne­go­cia­cio­nes pa­ri­ta­rias

En ma­te­ria de pa­ri­ta­rias tam­bién apa­re­cen da­tos in­te­re­san­tes: el gre­mio de ban­ca­rios lo­gró un au­men­to de 24,5 por cien­to has­ta el 31 de di­ciem­bre de es­te año, más unos $1.000 por úni­ca vez.
En la mis­ma lí­nea se en­cuen­tran los ca­mio­ne­ros que en for­ma es­ca­lo­na­da re­gis­tra­ron una su­ba de 25,5 por cien­to que re­gi­rá has­ta ju­nio del pró­xi­mo año.
En tan­to, los em­plea­dos de co­mer­cio ten­drán un in­cre­men­to de 24 por cien­to en dos eta­pas has­ta abril del pró­xi­mo año.
Se­me­jan­te ex­pan­sión de las va­ria­bles no­mi­na­les es­tu­vie­ron ali­nea­das con el cre­ci­mien­to de la crea­ción de di­ne­ro pri­ma­rio por par­te del Ban­co Cen­tral, a un rit­mo de 36,4 por cien­to y 37,1% en la can­ti­dad de di­ne­ro en po­der del pú­bli­co, en­tre agos­to de 2011 e igual mes del co­rrien­te año.
Ade­más, la ma­sa de de­pó­si­tos se ele­vó en ese pe­río­do 29,4% y el to­tal del cré­di­to al sec­tor pri­va­do lo hi­zo a rit­mo de 42% al año.

Tar­je­tas de cré­di­to

Fren­te a se­me­jan­tes se­ña­les de al­ta in­fla­ción, los con­su­mi­do­res in­ten­si­fi­ca­ron el uso del fi­nan­cia­mien­to de sus com­pras a tra­vés del cre­cien­te uso de la tar­je­ta de cré­di­to, por­que con­su­me hoy y pa­ga a 30 días.
Los da­tos del Ban­co Cen­tral die­ron cuen­ta que en agos­to por es­ta vía el fi­nan­cia­mien­to se ele­vó 46,9 por cien­to, aun­que par­te es­tu­vo in­du­ci­do por gas­tos en el ex­te­rior, an­te la agu­di­za­ción del ce­po cam­bia­rio.
Fi­nal­men­te, otro da­to que ava­la la con­vi­ven­cia con una ta­sa de in­fla­ción de dos dí­gi­tos al­tos es que el gas­to pú­bli­co man­tie­ne un rit­mo de cre­ci­mien­to por so­bre el 25% anual.

Si fue­ra co­mo di­ce el In­dec

Si la in­fla­ción fue­ra co­mo sos­tie­ne el Indec, del or­den de 10 por cien­to anual, se­me­jan­tes in­cre­men­tos de las va­ria­bles mo­ne­ta­rias, fi­nan­cie­ras, de con­su­mo y de gas­to, de­bie­ran ha­ber in­du­ci­do a un cre­ci­mien­to real de la ofer­ta de bie­nes y ser­vi­cios muy su­pe­rior al 2,5 por cien­to que aca­ba de in­for­mar el Indec y la in­ver­sión no se hu­bie­ra de­rrum­ba­do el 15 por cien­to en el se­gun­do tri­mes­tre, co­mo tam­bién co­mu­ni­có el or­ga­nis­mo ofi­cial de es­ta­dís­ti­ca.
Un da­to ofi­cial, co­mo lo es la re­cau­da­ción por Im­pues­to al Va­lor Agre­ga­do (IVA), mues­tra que los in­gre­sos fis­ca­les acu­mu­la­dos por el co­bro del gra­va­men en­tre ene­ro y agos­to de es­te año tre­pa­ron un 25,7 por cien­to en com­pa­ra­ción con el mis­mo pe­río­do del año 2011.
El con­su­mo en su­per­mer­ca­dos e hi­per­mer­ca­dos cre­ció 26,6 por cien­to en los pri­me­ros ocho me­ses del año, en com­pa­ra­ción con 2011.
Si bien esa su­ba pue­de ser al­can­za­da por me­dio de una ma­yor can­ti­dad de pro­duc­tos, tam­bién obe­de­ce a un sal­to en la fac­tu­ra­ción vía pre­cios.
Res­pec­to de la Asig­na­ción Uni­ver­sal por Hi­jo, la pre­si­den­ta Cris­ti­na Fer­nán­dez anun­ció un ajus­te de $270 a 340 pe­sos en la par­ti­da pa­ra ca­da ni­ño, y que re­pre­sen­ta una ero­ga­ción pa­ra el Es­ta­do de unos $5.200 mi­llo­nes, con un in­cre­men­to re­co­no­ci­do de 25,9 por cien­to.
Tam­bién las ju­bi­la­cio­nes re­gis­tra­ron un au­men­to des­do­bla­do en dos ajus­tes pre­vis­tos por ley que to­ta­li­zan en 2012 una me­jo­ra de 31%, se­gún lo dis­pu­so el pro­pio Es­ta­do me­dian­te una fór­mu­la de ajus­te au­to­má­ti­ca.
En me­dio de es­te pa­no­ra­ma in­fla­cio­na­rio anual pa­ra na­da alen­ta­dor, las de­cla­ra­cio­nes, ayer, de la mi­ni­stra de In­dus­tria so­na­ron pa­re­ci­das a una suer­te de pre­mio con­sue­lo.
Es que Dé­bo­ra Gior­gi des­ta­có la im­por­tan­cia de que Ar­gen­ti­na no es­té en­deu­da­da en mo­men­tos don­de los paí­ses de­sa­rro­lla­dos su­fren la cri­sis fi­nan­cie­ra y eco­nó­mi­ca.
“El kar­ma que tie­nen to­dos los paí­ses de­sa­rro­lla­dos es su en­deu­da­mien­to”, di­jo, y lo con­tra­pu­so con la si­tua­ción en nues­tro país.
“¿Sa­ben lo que es en el mun­do de hoy ser un país de­sen­deu­da­do? ¿Un país que no tie­ne que re­cu­rrir al Fon­do, a los sal­va­ta­jes fi­nan­cie­ros, a los ajus­tes, a la sa­lud y a los ju­bi­la­dos?”, pre­gun­tó en un se­mi­na­rio en San­tia­go del Es­te­ro an­te unos 600 em­pre­sa­rios.

El 42% del PBI

“Ar­gen­ti­na tie­ne un ni­vel de de­sen­deu­da­mien­to equi­va­len­te al 42 por cien­to del PBI, y si nos re­fe­ri­mos só­lo al sec­tor pú­bli­co es­te ín­di­ce es del 18 por cien­to. Te­ne­mos que es­tar or­gu­llo­sos de es­to”, aña­dió Gior­gi.
Tam­bién re­sal­tó la so­li­dez del mo­de­lo, y re­cal­có que “hay una po­lí­ti­ca ma­croe­co­nó­mi­ca pa­ra ca­da mo­men­to his­tó­ri­co, lo­cal e in­ter­na­cio­nal: la eco­no­mía se pa­re­ce a la me­di­ci­na, no se apli­ca siem­pre el mis­mo re­me­dio en to­dos los ca­sos”.
Ade­más des­ta­có el rol del mer­ca­do in­ter­no y afir­mó que “es la ba­se que per­mi­te, por ejem­plo, de­sa­rro­llar a la pyme su pri­mer ne­go­cio, ya sea un co­mer­cio, una in­dus­tria o una em­pre­sa de ser­vi­cios”.
“En es­te mo­men­to es cla­ve te­ner un mer­ca­do in­ter­no pu­jan­te, la Ar­gen­ti­na du­pli­có su con­su­mo, ge­ne­ró cin­co mi­llo­nes de pues­tos de tra­ba­jo, tie­ne el ni­vel de sa­la­rios más al­to de Amé­ri­ca la­ti­na, es igual­dad so­cial, y eso es la ba­se del ver­da­de­ro ca­pi­ta­lis­mo”, ana­li­zó la mi­nis­tra.
“El ca­pi­ta­lis­mo que hi­zo gran­de a los Es­ta­dos Uni­dos no fue el de Wall Street, ni de las hi­po­te­cas o de los pe­da­leos fi­nan­cie­ros de la bur­bu­ja. Lo que hi­zo gran­de a Es­ta­dos Uni­dos fue esa cla­se me­dia que que­ría con­su­mir, te­ner su au­to, su he­la­de­ra”, ex­pre­só.
So­bre es­te pun­to, Gior­gi agre­gó que de­trás de ese mo­de­lo neo­li­be­ral “no hay tra­ba­jo, pro­duc­to o va­lor agre­ga­do, hay mi­llo­nes de nor­tea­me­ri­ca­nos que hoy no la es­tán pa­san­do bien”.
Por úl­ti­mo, la mi­nis­tra hi­zo re­fe­ren­cia a las po­lí­ti­cas de de­fen­sa de la in­dus­tria lo­cal y ad­vir­tió que “hoy los paí­ses de­sa­rro­lla­dos tie­nen ta­sas ne­ga­ti­vas de cre­ci­mien­to; cuan­do esos paí­ses no con­su­men, so­bra to­do, no hay pre­cio, en­ton­ces hay que pro­te­ger el pro­duc­to lo­cal”.

“Una competencia sana”

Al res­pec­to, dijo que “es­to no sig­ni­fi­ca de­jar­le la va­ca ata­da al fa­bri­can­te na­cio­nal, que tie­ne que pro­du­cir con pre­cios ac­ce­si­bles al pue­blo y con ca­li­dad in­ter­na­cio­nal, ne­ce­si­ta­mos com­pe­ten­cia sa­na, no pre­cios de re­ma­te”.
La línea de pensamiento de la ministra, por un lado, y los índices antes mencionados, muestran una realidad diferente según el cristal que se mire. Algunos, incluso, ya han vaticinado el peor escenario, como el ex ministro Domingo Cavallo.

 

PUNTAL