Facebook
Twitter

El campo volvió a pedir a la Nación “un golpe de timón”

Denunció que el Gobierno nacional importa trigo “bajo cuerda” y le adjudicó la responsabilidad en la pérdida de ganado. De la Sota no fue a la apertura del evento; tampoco lo hizo Scalerandi.
La dirigencia del campo volvió a criticar al Gobierno nacional y pidió “un golpe de timón” en la política agropecuaria para reducir la presión impositiva y recuperar la producción de trigo y ganado. Así lo hicieron al abrir formalmente ayer la 79ª Exposición Rural de Río Cuarto, que abrió el jueves y termina hoy.
El acto estuvo encabezado por la vice Alicia Pregno, ya que el gobernador José Manuel de la Sota, quien debía encabezarla, avisó a último momento que a la misma hora tenía un acto en Villa Cura Brochero, aunque anteayer había anticipado en su cuenta de Twitter que primero iría a Traslasierra y después a la ciudad donde reside.
Tampoco estuvo presente el ministro de Agricultura, Néstor Scalerandi, investigado por la Justicia por una conexión eléctrica presuntamente irregular en su domicilio.
Durante la inauguración, Pregno no hizo anuncios y recordó el compromiso provincial con el campo.
Luego, evitó las consultas periodísticas sobre los policías denunciados por usar agentes encubiertos en casos de narcotráfico e hizo una breve mención a Scalerandi.
Pregno enfatizó la decisión de la Provincia de poner el tema del maíz al tope de la agenda del campo y recordó los planes de mejora genética en ganadería, los de ayuda a ganaderos por la sequía y el plan Hogar Rural, que entrega créditos desde 500 mil pesos al productor 
para construir su casa en el campo.
En el acto también estuvieron el intendente Juan Jure y los candidatos a diputados Juan Schiaretti y Oscar Aguad.
En su discurso, Rubén Ferrero, presidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), dijo que el campo ha sido “ninguneado, vapuleado y hasta denunciado penalmente” y aseguró que el campo “siempre va a acompañar (a De la Sota) para defender con uñas y dientes el federalismo”.
Eduardo Bagnis, presidente de la Sociedad Rural de Río Cuarto, exigió al Gobierno nacional “un rápido golpe de timón”, al tiempo que pidió “no caer en la liviandad de decir que se arregle el que sigue”. También se quejó de la pérdida de competitividad del sector, dijo que el Estado se queda con 72 por ciento de la renta agropecuaria y el campo paga en impuestos 58 por ciento más que el resto de las actividades.
Por su parte José Manubens Calvet, titular de Cartez, indicó que en 10 años el país perdió 10 millones de cabezas bovinas, 150 mil empleos en el sector y cinco mil tambos. Denunció que el Gobierno “está importando trigo bajo cuerda” y aseguró que “el campo podría producir 10 veces más, en forma amigable con el ambiente, si hubiera políticas adecuadas”. “Estamos acostumbrándonos a que los gobiernos nos mientan, esto lo debemos cortar”, recalcó.

 

Esperar a la Justicia

 

“Antes de expresarse en función de lo que dicen determinadas personas, hay que esperar que resuelva el Poder Judicial, con los elementos reales”. Esta fue la única declaración que realizó la vicegobernadora al ser consultada sobre la situación de Scalerandi.

 

LA VOZ DEL INTERIOR