Facebook
Twitter

“Al gobierno le debería dar vergüenza que tengamos que importar trigo”

Para el presidente de la Rural de Río Cuarto, Eduardo Bagnis, si no hay un cambio concreto en la política agropecuaria, este año volvería a caer el área de siembra. “Ignoran cuestiones básicas de la economía”, afirmó.
Eduardo Bagnis, presidente de la Sociedad Rural de Río Cuarto, se mostró disconforme con la decisión del gobierno nacional de liberar gradualmente las exportaciones de 1,5 millones de toneladas de trigo según anunció el ministro de economía Axel Kicillof. Bagnis declaró que este tipo de medidas ponen de manifiesto “el total desconocimiento del parte del gobierno nacional sobre lo que es el tema agropecuario y por parte del ministro Kicillof de todo lo que es la economía”.
“Debemos recordar que en el país se producían entre 18 y 20 millones de toneladas de trigo. Hasta que apareció todo el tema de las retenciones, de los ROE y la interrupción del mercado. Se repite lo mismo que en las últimas campañas, en 2012/2013 el área de siembra para trigo fue el más bajo en décadas. Para este año se estiman 9,5 millones de toneladas, la mitad de lo que se producía normalmente en nuestro país. Este ministro, queriendo tapar todos los otros problemas de la economía, dice que va a liberar paulatinamente el trigo, viendo lo que ocurra en el mercado interno. Y sino va a importar trigo para la defensa de la mesa de los argentinos. Yo creo que al gobierno le debería dar vergüenza ver un país como el nuestro importar trigo. Realmente todos los desaciertos que ha hecho la política hacia este cultivo ha llevado a esta situación. El año pasado en nuestro país el trigo cotizó por encima de la soja, eso habla claramente de las malas políticas que realiza este gobierno” dijo Bagnis.
Señaló que las medidas son las equivocadas para incentivar la siembra de trigo. Y remarcó que para incentivar la siembra “se necesitan reglas claras, no estas idas y venidas, se necesita incentivar al productor, ya que el trigo lo ayuda en un momento entre dos cosechas gruesas desde el punto de vista financiero, sobre todo a fin de año cuando más recursos necesita. Ni siquiera la Comisión de Enlace ha participado del diálogo que Kicillof dice que ha tenido con los productores agropecuarios”.

Aumento de precios

En relación a quiénes son realmente los beneficiados por la toma de decisiones del gobierno dijo que no se trataba del productor ni del consumidor, sino los grandes intermediarios. “Kicillof no entiende que si un producto es demandado y no hay oferta, lógicamente van a aumentar los precios. Pero ese aumento no fue tomado por los productores agropecuarios. Al contrario, se quedó en la cadena de intermediación. Incluso en la especulación, porque el productor no ha recibido los buenos precios, y por su parte el consumidor no se ve beneficiado porque ha tenido que pagar el pan a precios que nunca antes se han visto. Entonces, los dos extremos de la cadena, el que consume y el que produce, son los que se ven perjudicados. Y la especulación y el intermediario es el beneficiado en este manejo que hace el ministro de economía” señalo el presidente de la SRRC.
Con respecto a las expectativas para la campaña actual, Bagnis dijo que de no cambiar las condiciones se puede esperar otra campaña pobre. “El productor necesita reglas claras y no que cuando coseche no sepa a quién vender. Se trata de una mercadería que es perecedera, lógicamente pierde su calidad y después baja el precio o el productor lo tiene que derivar a otra cosa que no sea la molienda. Entonces si seguimos así esta baja en la siembra se va a volver a repetir en el 2014”, lamentó.

Decisiones políticas

Con respecto a la propuesta del massismo de presentar un proyecto en el Congreso para eliminar algunas retenciones y bajar otras, entre ellas las del trigo, Bagnis remarcó que el gobierno se sigue oponiendo e ignorando cuestiones básicas de la economía: “Cuando un producto que tiene una demanda inelástica falta o hay poca oferta, los precios tienden a aumentar y eso paso con el precio del trigo. Si quieren defender la mesa de los argentinos, que se dediquen a controlar los problemas macroeconómicos que tiene el país con una inflación del 30% anual. Esto es lo que pesa en los argentinos, se ha producido un desfasaje de los precios relativos tan importante que están perjudicando a todas las economías regionales del interior del país”.

PUNTAL TRANQUERA ABIERTA