No cesan los incendios en las sierras: rige el alerta máxima

Carlos Julio Echenique, tesorero de la Sociedad Rural de Río Cuarto, recordó que encender un fuego es un delito y pidió que se denuncie a quienes los inician. En esta época, tirar un pucho por la ventanilla puede ser peligroso.
Los incendios de campos en la zona serrana tienen a mal traer a los Bomberos y a Defensa Civil, a ambos lados de las sierras de Comechingones. Anoche en la zona serrana de San Luis, muy cerca del límite con Córdoba, arriba de Alpa Corral había un incendio que, si no se controlaba, podía pasar para este lado. Este lunes hubo un foco en Las Tapias, a principios de mes al norte de Alpa Corral y en los últimos días en Jovita, en pleno llano, como ocurriera años atrás.
Ante esta situación, el Plan Provincial de Manejo del Fuego advirtió que el riesgo por incendio forestales se mantiene en el rango de muy alto a extremo, por lo que pidió a la población, tanto urbana cuanto rural, que se extremen los recaudos para evitar nuevos focos.
El contador Julio Echenique, productor de la zona serrana que además ocupa la Tesorería de la Sociedad Rural de Río Cuarto –que años atrás presidiera-, dijo a este medio que en esta época del año la probabilidad de incendios y su magnitud, son más extremos. “Después de los intensos fríos que generalmente se tienen en el invierno, la masa de pastizal natural se seca mucho y eso origina un grave peligro en cuanto al inicio de incendios, cualquier chispita o colilla de cigarrillo puede producir que se prenda una mata de pasto y , con el mismo viento que generalmente hay en las sierras, origina combustión y se hace un fuego grande”, afirmó, para añadir que cuando el fuego se hace grande, se crea una situación atmosférica con movimientos de aire que favorecen la expansión del incendio.
Dijo además que la situación se agrava cuando el incendio llega a la vera de los arroyos o las quebradas que hacen como una especie de chimenea y eso hace que se expanda cada vez más el fuego.
Ante este peligro, Echenique consideró que tanto los productores cuanto los transeúntes tienen que actuar con mucho cuidado. “Para el transeúnte que conduce por la zona serrana, lo peligroso es la columna de humo que no te deja ver y si está muy cerca del incendio te puede hasta prender fuego el auto”.
En cuanto a las causas que los provocan, el dirigente ruralista dijo haber visto que al tirar un cigarrillo encendido desde el auto en la ruta, cae en la banquina y eso hace que se inicie el fuego. “La cultura y la educación han avanzado mucho, las autoridades policiales y cuerpos de bomberos hacen mucha práctica de esto, la gente está tomando conciencia de no prender fuego”, afirmó, para reconocer que, lamentablemente, todavía se siguen produciendo algunos focos.
Advirtió también que desde hace unos años están prohibidas las quemas controladas, que se hacía en los meses con más humedad en los suelos, cuando los pastos están más verdes, en los meses de enero y febrero. “Por eso se tratan de hacer en el verano los llamados ‘corta fuegos’, que implican una quema de una parte que está muy limpia y de esa manera se vuelve a limpiar y evita que el fuego pueda entrar y de esa forma se va cortando el fuego. Generalmente se hace prendiendo el fuego pero manteniéndolo apenas encendido con mochilas de agua, para que no se se descontrole. El fuego cuando lo vas llevando con mochilas de agua se lleva controlado porque no hace una llama muy alta. De esa manera se va guiando”.

PUNTAL TRANQUERA ABIERTA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *