Inicio Sección Destacada  “Tenemos que facilitarle la vida a los productores”

 “Tenemos que facilitarle la vida a los productores”

Para el ministro de Agroindustria, Luis Miguel Etchevehere, la simplificación de trámites es uno de los ejes principales de su gestión, junto con la búsqueda de competitividad y la recuperación de mercados. Todo, en un marco de austeridad

El ministro de Agroindustria de la Nación, Luis Miguel Etchevehere, manifestó que  los tres ejes sobre los que girará su gestión será la búsqueda de competitividad para cada producto, facilitarle la vida a los productores y abrir mercados para la producción nacional que significa ingreso de divisas, generación de empleo y más posibilidades para combatir a la pobreza.

“El productor no es el enemigo ni es un empleado del Estado. No puede estar haciendo cola, llenando papelitos ni buscando sellos por todos lados”, afirmó, para añadir que apenas ingresó al cargo firmó una resolución que dice que todas las disposiciones de su Ministerio caducan a los 4 años. Si sirven, se renuevan. Si no, se terminan.  Resolución que está en el marco de la simplificación y el reordenamiento administrativo que el presidente Mauricio Macri impuso a sus ministros.

Etchevehere les pidió a todos sus funcionarios que hasta abril próximo deben determinar cuáles son los trámites de sus áreas que sirven y cuáles no. “Y dispuse que los que no tengan respuesta, directamente caducan. Todos los trámites que se señalen como innecesarios y aquellos que los directores, subsecretarios y secretarios no digan nada, caducan en abril del año próximo”, enfatizó, para añadir que muchas disposiciones se fueron tomando como ejemplo el peor caso, pero después lo terminan pagando el 90% de los productores que son trabajadores, honestos y cumplidores. “Son los que viven penando porque los llenan de intimaciones o les piden trámites engorrosos, con sus contadores todo el día respondiendo papelitos”.

 

Con sus ex pares

 

El ministro expresó su satisfacción por la primera reunión que mantuvo con la Mesa de Enlace en su conjunto, “porque facilita el tratamiento de aquellos temas en los que tienen consenso, que son muchos, para poder enfrentar todos los desafíos que tiene por delante la agroindustria en la Argentina”.

Se refirió en particular al proyecto de Ley de Semillas,  sobre el que –dijo- están esperando a que se llegue a un acuerdo en el sector privado, “como está ocurriendo con la carne, con la industria forestal y en lechería, donde primero se llega a acuerdos entre los privados sobre lo que quieren hacer, y cuando traen al Ministerio ese acuerdo previo, nosotros nos ocupamos de hacerlo realidad. El acuerdo entre privados es el principal insumos de lo que sería un proyecto de Ley de Semillas que se pueda discutir en el Congreso”.

Explicó Etchevehere que le pidió a sus ex compañeros de la Mesa de Enlace que sigan participando de las mesas de competitividad. “Las discusiones que allí se plantean nos parecen lo más eficiente porque participan todos los eslabones de cada cadena, sentados en la misma mesa con todos los funcionarios que tienen que ver con cada actividad, para que de reunión a reunión se vayan resolviendo cosas”, afirmó, para añadir que en unos días se realizará la quinta reunión de la mesa de carnes con el presidente Macri, ya tuvieron dos con la foresto industria y tendrán otra en enero, al igual que con la de lechería. “Todo lo que aportan las entidades gremiales enriquece la discusión en las mesas”, enfatizó, en una nota exclusiva con el programa agropecuario “Valor Agregado”.

Consultado sobre la participación del supermercadismo en la mesa de lechería, el ministro destacó que apenas asumió participó de una reunión en la que había algunos representantes del comercio, que hasta ahora se habían mostrado bastante esquivos para participar, sobre todo porque se les pedía que muestren sus números en cuanto a la formación de precios. “Es muy difícil llegar a un acuerdo en cualquier tema cuando falta una de las patas de la mesa”, señaló Etchevehere.

 

Competitividad, ante todo

 

Recordó, en tal sentido, que las mesas de competitividad son uno de los tres ejes de su gestión ministerial. “Las mesas de competitividad son el lugar donde se va a analizar la realidad de cada cadena. Se dejan de lado los cálculos en el aire, el pálpito, las cuestiones generales. Ahí vamos a cuestiones técnicas y profesionales. Ahí se dice, por ejemplo, un contenedor con madera en Chile, para salir del país, paga 200 dólares. Y en Argentina, 1000 dólares. Bueno, dónde está la diferencia. Entonces ahí se termina la sanata: hay que establecer en cuál trámite, en qué gestión de la aduana está la diferencia. A nosotros nos compete eliminar esas diferencias para llegar a los compradores en las mismas condiciones que nuestros competidores”.

-El famoso costo argentino.

-Exactamente, eso es lo que debemos establecer para cada cadena. Y se avanza. Por ejemplo, de la mesa foresto industrial salió lo de los corredores para bitrenes, que estará listo a fin de año. Eso va a bajar en un 30/40% el costo de los fletes. Les vamos a dar toda la importancia a estas mesas de competitividad porque en ellas están todos los que tienen algo para aportar. En la mesa forestal quedaron en evidencia el cobro de ingresos brutos, las aduanas interiores o provincias que cobran impuesto a la masa salarial, que es un impuesto al trabajo formal. Todo eso se pone sobre la mesa.  No hay misterios, los números son los números. Cuando uno los revisa, saltan las diferencias que hacen que muchos de nuestros alimentos no lleguen a las góndolas del mundo.

-El IPCVA acaba de presentar un estudio donde, a pesar de todos nuestros incumplimientos, la carne argentina sigue siendo la preferida por los europeos.

-Por eso digo que son tan importantes las mesas de competitividad, para lograr que llegue a los mercados internacionales en condiciones similares a las que tienen nuestros competidores. Está el producto, durante 98 años, Argentina fue el exportador número uno de carne a nivel mundial.  Hasta el 2006 nunca bajó de los primeros cuatro lugares, y todavía está presente en las preferencias de los consumidores: lo que tenemos que hacer es que les llegue a precios competitivos.

-Además el presidente Macri asume la presidencia del G20, se abren muchos desafíos a nivel internacional.

-Si, y no se olviden que el fin de semana se reúne la OMC (Organización Mundial de Comercio) en Buenos Aires. Y ya hay muchos ministros de países con los que queremos aumentar el comercio, nos han pedido audiencia. Esto es importantísimo para estrechar lazos e intensificar las relaciones comerciales. Como dije, muchos ya nos adelantaron que quieren comprar más productos argentinos y seguramente, como contrapartida, tendremos que comprarles algo.

-En esto del comercio internacional tiene mucho que ver también un servicio como el del Senasa,  donde –al igual que en el INTA- hay trabajadores muy preocupados por posibles restricciones presupuestarias y hasta despidos en ambos organismos.

-Bueno, el INTA es un orgullo para la Argentina en lo que es investigación y extensión, y vamos a seguir trabajando para mejorarlo en todo lo posible para que sea más eficiente. Seguiremos con los programas como Cambio Rural, llegando sobre todo a los productores más chicos en los lugares más alejados para que tengan a su alcance la última tecnología. Lo mismo con el Senasa, que es el sello de la calidad de nuestros alimentos para la Argentina y para el mundo. En ambos seguiremos trabajando con todos los programas, intentando mejorarlos y modernizarlo en lo que podamos, para que el productor no tenga que hacer trámites innecesarios, que no tengan que viajar kilómetros para hacer firmar un papelito, que no pierda tiempo, que no tenga que hacer cola para todo. Que se puedan hacer la mayor cantidad de trámites a la distancia. El Senasa y el INTA son claves para lo que estamos buscando de ser el supermercado del mundo.

-Para eso se necesita presupuesto.

-Es que también tenemos que acordarnos que hay que hacerlo en un marco de austeridad porque todavía hay un tercio de pobres en la Argentina. Y no estamos hablando sólo de esos dos organismos. En todo el Ministerio hemos bajado esa línea: “Señores,  lleguemos a todos los lugares donde haga falta pero seamos eficientes y austeros, porque tenemos que hacer rendir hasta el último centavo que hoy, con muchísimo esfuerzo, están poniendo los contribuyentes. Tenemos que ser muy responsables en el manejo de la plata de todos los argentinos.  Se entiende la preocupación o la opinión en contrario de muchos, pero la prioridad es la lucha en contra de la pobreza en Argentina y administrar bien los recursos. Ese es nuestro desafío: ser los más eficientes con nuestros mejores organismos, pero en un marco de austeridad por el respeto que nos merece el esfuerzo de cada uno de los argentinos para pagar sus impuestos.

-No nos desmintió lo de los despidos.

-Es que no pasa por despedir o no despedir. Hay que analizar casos concretos. A lo mejor en algunos lugares hay que incrementar la dotación. A eso me refiero. A lo mejor hay lugares donde hay que reforzar la cantidad de personal.

-¿Cuáles fueron los planteos más fuertes de la Mesa de Enlace?

-Bueno, lo que hablamos fueron títulos generales sobre los temas que veníamos charlando desde hace unos meses, como la ley de semillas, la de manejo de fitosanitarios, la ley de fertilizantes, la inserción en el mundo, los tratados comerciales. O sea, todo lo que hace a la competitividad. Fue todo a nivel general. En específico se hablará en las mesas de competitividad. Y quedamos de reunirnos periódicamente para ver cómo van esas mesas o para tratar algo urgente si surge. También hablamos de hacer una mesa de seguros, que es algo muy importante.

-Bueno, el buen diálogo está garantizado.

-Seguro. Porque esté en este cargo yo no me siento del otro lado del mostrador. Todos queremos lo mismo: queremos que progrese la agroindustria, que genere empleo y que siga siendo una de las principales actividades económicas de la Argentina.

-Hay mucha gente preocupada por el comercio internacional de cerdos y lo que se podría importar desde otros países, como Canadá, por ejemplo, de donde se mencionó que había entrado carne. ¿Cuál es el panorama en este tema?

-Lo mismo que para todos: competitividad. Me van a escuchar decir esta palabra hasta el cansancio. ¿Qué significa competitividad en cerdos? Lo que hablábamos recién: nadie se rasca para afuera, para poder venderle al mundo, también hay que comprar. Los otros países nos dicen: “Queremos comprarles alimentos, carnes, lácteos, vinos, todo lo que ustedes hacen nos encanta”. Pero automáticamente, nos dicen: “¿Y ustedes, qué nos van a comprar?”. El comercio que sirve es de ida y vuelta. Por eso decimos que debemos ser competitivos. Si los impuestos nacionales y provinciales son razonables, si somos competitivos, va a ser muy difícil que alguien pueda vender carne de cerdo importada en la Argentina. Si tenemos los números bien afilados, con una presión tributaria que estimule la inversión en vez de asfixiarla, si tenemos transporte accesible, buena conectividad y acuerdos comerciales, no solamente podremos vender al mundo sino que será difícil que alguien pueda colocar ese producto en nuestro país.

-En su momento, Ricardo Buryaile había dicho que se daría un reintegro por exportaciones, para que la carne de cerdo también se pudiera exportar en condiciones competitivas.

-Eso no se descarta. Se está hablando en la mesa de carnes, lo mismo que otra medida que anunciaremos en los próximos días, que ha sido pedida por esa actividad.

 

Sobre agregado de valor

 

En los tramos finales de la entrevista, Etchevehere dijo que en los próximos días habrá novedades en la Secretaría de Agregado de Valor, cuyo titular, Néstor Eduardo Roulet, presentó su renuncia días atrás, y anticipó que no habrá modificaciones en las subscretarías, con lo que reconoció indirectamente que el riocuartense Marcelo Terzo continuaría en el cargo de director de Políticas de Agregado de Valor, lo mismo que el resto de los funcionarios de nivel intermedio. “Queremos potenciar el tema de los alimentos, por lo que próximamente daremos a conocer algunas medidas”, afirmó.

Más allá de que en esta región haya varios casos interesantes de agregado de valor, como las industrias manicera o de biocombustibles y bioenergía, el ministro de Agroindustria señaló que este tema no tiene que ser puntual de algunas regiones, sino que debe impulsarse en todas las cadenas y por todo el país, lo que implica todo un desafío para su cartera.

En cuanto a la superposición de temas con otros ministerios, como el de Producción y el de Energía, Etchevehere destacó el buen diálogo existente entre todos los miembros del gabinete y el alto grado de profesionalismo con que se encaran todos los temas.  “Todas las reuniones son expeditivas, todo se anota y todo se analiza en una reunión posterior, haciendo un seguimiento de todos los temas. Es un método donde nada queda en el aire y para todo se alcanzan soluciones. Por eso pudimos sacar rápidamente lo de la prenda ganadera, mediante la cual se podrá prendar una parte del rodeo para obtener financiamiento”, puntualizó.

Palermo 2018

La última pregunta a Luis Miguel Etchevehere:

-¿Cómo se ve en Palermo 2018 respondiendo a los reclamos de Daniel Pelegrina, nuevo presidente de la Sociedad Rural Argentina.

-Bueno, hasta ahora, el que habló fue el presidente Macri. Pero sin dudas que va a ser un momento muy lindo, poder volver desde esta posición. Pero lo más importante es que con la Sociedad Rural, con Coninagro, con CRA y con la FAA, de acá a un año podamos decir que trabajamos juntos y que logramos cosas en conjunto para mejorarle la vida a los productores. De eso se trata. Hay mucho para hacer: el mundo nos da otra oportunidad y nosotros tenemos que poner lo mejor que tenemos para que los productores de alimentos expresen su potencial.

PUNTAL TRANQUERA ABIERTA

 

 

 

 

 

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here