Inicio Sección Destacada “No se cayó ningún productor por no poder pagar un crédito”

“No se cayó ningún productor por no poder pagar un crédito”

González Fraga dijo que la estrategia del Banco Nación ante la gravedad de la crisis del campo fue  “refinanciar a todo aquel que hubiere sido afectado por la sequía”. “Pedirle al FMI es la mejor opción”

Armstrong, Santa Fe (Enviado especial).- El presidente del Banco Nación, Javier González Fraga, defendió ayer en AgroActiva la política gradualista del gobierno nacional y apoyó el pedido de auxilio financiero al FMI. “Está bueno ser gradualista porque si se aplican políticas de shock hay que devaluar fuertemente y echar a un millón de empleados públicos”, dijo, para agregar que al poder no ofrecer tasas muy bajas para no favorecer maniobras financieras desde su banco optaron por postergar vencimientos alargando los plazos de devolución para los productores en problemas.

Cabe recordar que la megamuestra a campo abierto se desarrollará hasta el sábado a la vera de la autopista Córdoba-Rosario, con la participación de unas 600 empresas de todos los rubros vinculados con el sector agropecuario, incluyendo una sección ganadera que cumple 10 años en continuo crecimiento, lo mismo que Aeroaplica, la muestra de la aviación agrícola, y una importante ronda internacional de negocios. A las 10 de la mañana de hoy se producirá la inauguración oficial, para la que se esperan autoridades nacionales, provinciales y de la Municipalidad de Armstrong.

González Fraga expresó su solidaridad con el sector agropecuario por todas las vicisitudes que tuvo que atravesar, como inundaciones, sequía y, últimamente, problemas financieros. “Pasaron por la peor sequía de los últimos 50 años y, ante esta situación, no podíamos salir con créditos a tasas súper bajas, que no dan ningún resultado. Lo que hicimos fue decirles a los gerentes zonales que no tenía que caer ningún productor por no poder pagar un crédito”.

“El Banco Nación no puede pedir al 25% y prestar al 15%, porque liquidaríamos el capital del banco e iríamos presos. Lo que sí podemos hacer es renovar. Alargar los plazos, porque si hay una ventaja sobre los otros bancos es que si hubiera algún día una crisis terminal el Nación será el último banco en cerrar”, precisó, acompañado por la ministra de la Producción de Santa Fe, Alicia Siciliani; Carlos Castellani, director del Banco por el sector de la maquinaria agrícola; Néstor Roulet, su asesor agropecuario; Eduardo Buzzi, expresidente de FAA; y autoridades de AgroActiva, encabezadas por su presidenta, Rosana Nardi, y por el gerente comercial, Omar Saldaño.

Aclaró, a su vez, que ningún productor debía presentar certificados de emergencia o catástrofe, “que generalmente son salvavidas de plomo, porque nadie le presta a alguien que perdió todo. Sólo pedíamos que cada gerente tuviera la certeza de que le estaba refinanciando a quien había sido afectado por la sequía, o el que presta servicio, como el camionero, el acopiador, el contratista o alguna consultoría, porque mucha gente sufrió por eso”.

“Repito, no fue lo más espectacular, no hubo grandes anuncios, pero buscábamos ser bien efectivos. Analizamos caso por caso y atendimos a todos”, puntualizó.

 

“Tormenta perfecta”

González Fraga salió en defensa del gobierno nacional en cuanto al manejo de la difícil crisis coyuntural, a la que llamó “tormenta perfecta”, desatada semanas atrás. “Fue una crisis financiera que tuvo muchas causas y todas externas, fuera de nuestro control, como la decisión del presidente Trump de subir ocho veces las tasas de interés de acá a fines del año que viene; la situación con Corea, que parece estar solucionándose; las complicaciones en Italia y en España, los problemas políticas de México, Brasil, Colombia, todo lo que da pie a esa frase que se usa en el mercado financiero: la huida hacia la calidad. Y esto es una mala noticia para la Argentina, que hace dos años había adoptado la salida gradualista”, afirmó.

Frente a quienes critican la política gradualista del Gobierno, el presidente del Banco Nación se preguntó: “¿Cuál, si no, hubiera sido la salida? ¿Echar un millón de empleados públicos? ¿Poner el dólar en las nubes y bajar el salario real? Por supuesto que no. Y tampoco podíamos ir al FMI hace dos años, cuando vimos la que se venía, porque el Fondo exige estadísticas ciertas para dar auxilio financiero. En 2015 no las teníamos y tardamos un año y medio en tenerlas. Por eso fuimos ahora en búsqueda de esos 30.000 millones que necesitamos para mantener esa política gradualista en la que estamos y en la que seguiremos estando”, indicó González Fraga.

Se refirió también a la dura lucha que lleva adelante el Banco Central, que en algún momento tuvo que salir a buscar dinero a tasas de hasta el 40% para poder contener al dólar y defender el poder adquisitivo de los salarios. “Y en esa lucha, a la que apoyamos, no podíamos salir del Nación prestando a tasas más bajas porque podíamos favorecer la bicicleta financiera, y que tomaran nuestros créditos y los depositaran al 40%. Por eso es que no podemos ofrecer tasas milagrosas pero deben tener la tranquilidad de que estamos haciendo lo posible para bajar las tasas de interés”.

Jorge Vicario

[email protected]

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here