Córdoba perderá US$1.550 millones en la campaña agrícola 2018/19

Será por el cambio en las reglas del juego que significan las retenciones y la quita de reintegros a las exportaciones. Además, los productores –en gran parte desfinanciados por la sequía- deberán invertir US$2.900 millones

Por ser una de las principales provincias productoras de granos, Córdoba sería, también, una de las más perjudicadas por el regreso de las retenciones y la quita en reintegros de exportación, dispuestos por el Gobierno nacional, en el marco del ajuste por el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI). Por sólo estos conceptos, la provincia resignaría recursos por un total de 1.550 millones de dólares que pasarán a engrosar las arcas del Tesoro nacional.

Así lo expresó el miércoles el licenciado (MSc) Gonzalo Agusto, economista de la Bolsa de Cereales de Córdoba, en el marco del almuerzo de vinculación con el periodismo que esa entidad ofreciera en su sede de la capital provincial, con la presencia de su presidente, Luis Macario, y miembros de su Comisión Directiva.

Ante un nutrido grupo de periodistas, en su mayoría de la ciudad de Córdoba, Agusto se refirió precisamente al impacto del cambio en las reglas de juego, tanto para el agro cuanto para la economía cordobesa, a partir de la reimposición de los derechos a las exportaciones que representan un 12% para todas las exportaciones (a razón de 4 pesos por dólar para los granos y subproductos de la soja y de 3 pesos por dólar para productos manufacturados), más un 18% adicional para el complejo sojero. Esto, explicó, representa para Córdoba resignar ingresos por 1.440 millones de dólares o, lo que es lo mismo, 2 de cada 10 camiones que salen del campo.

“Sin mencionar la posibilidad que queda abierta en el proyecto de Presupuesto 2019 de que el Gobierno pueda aumentar las retenciones al 33% durante 2019”, advirtió el profesional.

Por empezar, explicó, esto produjo una rápida caída en los precios del Mercado a Término, donde la posición mayo 2019 para la soja pasó de US$272 a US$252, mientras que la de maíz para el mes de abril cayó de US$167 a US$147.

 

Golpe al maní

En cuanto a la quita de reintegros a las exportaciones, que el licenciado Agusto valora en 31 millones de dólares, son justificados en gran parte (77,8% por el complejo manisero), que el maní blancheado, por ejemplo, recibía un reintegro de 4,05% y ahora tendrá solamente 1,25%; el maní confitería pasa de 3,4% a 1%, el aceite de maní, del 2,5% al 0,5%, y el maní partido, del 3,4% al 1%.

Aquí intervino el presidente de la Bolsa de Cereales, Luis Macario, quien recordó que en una nota con PUNTAL había dicho que el complejo manisero terminará perdiendo $4.000 millones y esto lo llevó a considerar que, en realidad, el sector está ahora peor que en la administración de Cristina Fernández de Kirchner. “No quise decir que aquello era mejor, sino que puntualmente, en materia tributaria, estábamos mejor. Y hay que tener en cuenta que esta es una economía regional muy importante para Córdoba y para los pueblos de la región, y que venimos de perder casi el 40% de la cosecha anterior por la sequía”, puntualizó.

Consideró Macario que el Gobierno nacional tomó estas determinaciones “con un Excel en el que iban ajustando los números de manera de ir alcanzando la reducción del déficit fiscal. Pero sin pensar para nada en las consecuencias que esto acarreará para los productores y para los pueblos del interior productivo. Espero que la realidad los haga recapacitar y que ni siquiera intenten aplicar ese 33% que les permitiría la ley de Presupuesto”.

Y para cerrar el gran “combo” del cambio en las reglas de juego para la cadena agrícola, Agusto mencionó que el dólar pasó de $17,47 a $38, con un aumento del 117%, y el gasoil –insumo vital para el sector- de $19  $35 el litro (un alza del 84%).

 

Dólares “enterrados”

Se refirió también Agusto a la fuerte inversión que deberán enfrentar los productores cordobeses para sacar adelante la presente campaña agrícola, que les demandará “enterrar” nada menos que US$2.900 millones, cifra que comparó con la compra de 374 mil automóviles Toyota Etios (uno de los más vendidos en el país) o 41.000 departamentos en el barrio Nueva Córdoba.

Consideró finalmente que esta campaña generará también ingresos fiscales para la provincia de Córdoba por un total de US$256 millones, cifra con la que se podrían construir más de 12 mil viviendas.

 

Podría empeorar la relación soja/maíz

En diálogo con PUNTAL Tranquera Abierta al término de la jornada en la Bolsa de Cereales de Córdoba, el licenciado Agusto explicó que a partir de la próxima campaña, si se mantienen las actuales retenciones, el impacto diferencial entre la soja y el maíz de este gravamen oscilará en un 18%, por lo que tornará más interesante el negocio de la soja, complicando la relación de superficies existente en este momento.

“Sólo se sembraría más maíz en un contexto de precios mucho más favorables para el maíz que para la soja, pero con el contexto actual, con el nuevo esquema impositivo donde se le incorporan retenciones al maíz, pese a lo cual el resultado de este cereal continúa siendo positivo, para el año pasado hay que estar atentos porque la diferencia entre ambos podría reducirse y puede llegar a sembrarse más soja que maíz”, precisó.

Sobre el uso de emojis para reflejar los cambios en el estado de ánimo de los productores en el último año –que utilizó como recurso audiovisual en su exposición-, Agusto explicó que fue un año muy cambiante y que, precisamente, el cambio en las reglas de juego obliga a las empresas a volver a adaptarse porque con las actuales tasas, “producir en este país se ha vuelto muy complicado”.

“Si queremos producir y que no sólo se puedan hacer inversiones financieras, necesitamos reglas de juego claras”, enfatizó.

Recordó entonces que Córdoba es una de las principales provincias productoras de granos y con los nuevos derechos de exportación le va a aportar al Estado nacional cerca de 1.400 millones de dólares, o sea que dos de cada diez hectáreas que se siembren en Córdoba, estarán destinadas a pagar derechos de exportación.

A esto se suma la quita de reintegros a las exportaciones que sufrirán los complejos manisero y garbancero, con lo que sus ingresos se verán resentidos en 31 millones de dólares, un ingreso de divisas que tanto necesitan no sólo la provincia sino también el país. Y estimó que la suma de las retenciones más la quita de reintegros representan el 25% del área sembrada en la provincia.

“Además, a los que no son del sector hay que explicarles que en Córdoba se perdieron 12 millones de toneladas de soja y de maíz como consecuencia de la sequía, con lo que muchos productores perdieron mucho dinero y quedaron desfinanciados, por lo que se les hace muy difícil encarar esta nueva campaña”, precisó.

PUNTAL TRANQUERA ABIERTA