MAS DE 150 CEDULONES VUELVEN A RENTAS DE CÓRDOBA

Hoy serán entrgados a Cartez, que luego hará el pedido de regularización al Gobierno. Aconsejan pagar la primera cuota como vino y esperar los descuentos en los próximos vencimientos

Franco Mugnaini, protesorero de la Sociedad Rural de Río Cuarto, y el responsable del área de atención al socio, Ignacio Leoni, serán los encargados de llevar hoy a la sede de Cartez en Córdoba, las más de 150 carpetas preparadas con cedulones de productores que recibieron aumentos superiores al 61% en el Impuesto Inmobiliario Rural. Éstas se sumarán a las presentadas por otras sociedades rurales cordobesas y las de demás instituciones que conforman la Mesa de Enlace Córdoba, para que desde la semana próxima sean corregidas por el Ministerio de Finanzas.

El responsable del departamento de atención al socio de la Sociedad Rural de Río Cuarto, Ignacio Leoni, recibió a más de 10 productores por día que están en esa situación y el número de quejas podría subir considerablemente porque hay muchos que todavía no cotejaron lo que pagaron en el 2018 y lo que tienen que abonar este año.

“Vemos que los aumentos han sido significativos y el reclamo se puede decir que es masivo”, manifestó Leoni, quien dijo que hay algún caso excepcional, con un incremento del 120 por ciento.

Destacó, por otra parte, que entre las 150 carpetas que van a Córdoba hay muchas que son de productores no asociados a la entidad, ya que se resolvió realizar esta gestión de manera abierta a la comunidad agropecuaria, por tratarse de un “problema común”.

Y aclaró que más allá de esta primera entrega de carpetas, la semana próxima se seguirá atendiendo a los productores que tengan este problema. Los productores que tienen aumentos por encima del 61 por ciento en el Inmobiliario Rural pueden acercarse a la Sociedad Rural con el detalle de lo que pagó en 2018, ya sea cuota única o el discriminado en más cuotas, donde conste el total, lo cual se coteja con el total que le llega para este año.

También hay reclamos porque cuando están adheridos al débito automático no pueden ver el valor de las cuotas, aunque Leoni indicó que si ingresan a “mis impuestos” en la página web de Rentas, con el número de cuenta pueden acceder al detalle de lo que deben abonar en cuota única, o en 12 cuotas.

Leoni explicó que se atiende el reclamo de los productores de 8 a 12 y de 16 a 20 los días hábiles en las oficinas de la Sociedad Rural. También se pueden contactar con el teléfono 4-640757, internos 106 o 108, que es línea directa.

Por otra parte, Leoni indicó que la Rural recomienda que “la primera cuota, por más que sea superior al 61 por ciento y el caso esté en revisión, se pague como dice el cedulón. Después, si hay resolución a favor, seguramente Rentas las irá bajando en las cuotas subsiguientes o no se cobrará la última”.

También pidió a los productores que “no se guíen por la base imponible, que en algunos casos subió hasta el 800 por ciento, porque lo que tienen que ver es el comparativo del pago del 2018 y lo que vino del 2019”.

Voracidad fiscal

Marco Giraudo, director de Coninagro, recordó que la Provincia había prometido que el aumento máximo iba a ser del 56%, que después pasó a ser del 61%, pero entre el aumento del Inmobiliario y la valuación fiscal, a los productores les están llegando incrementos que van del 75% al 90%.

En declaraciones a Café Digital (FM Digital 91.9), se permitió hacer una humorada al respecto al decir que el único “veterinario” que usa la jeringa más grande para “vacunar” a la gente, es el Estado. “Todo el resto pone lo que le corresponde, pero el Estado siempre pone un poquito más en la vacuna”.

“Eso es lo que nos ocurrió a los productores agropecuarios. En mi caso personal, el aumento ronda el 76%, y lo que nos molesta es que tengamos que hacer un reclamo para que nos reconozcan la diferencia. Esto está demostrando también la ineficiencia del Estado, porque esa diferencia no debería existir”, afirmó.

A su juicio, el problema se originó cuando se tocaron al mismo tiempo la valuación fiscal, con aumentos del 500% al 1000%, y el valor del Impuesto Inmobiliario. Y no cumplen con lo acordado con el Gobierno nacional, de aumentar los impuestos pero bajar ingresos brutos. “Acá aumentaron todo y no tocaron ingresos brutos. La presión impositiva aumentó de tal manera que sólo nos terminará salvando una buena cosecha. Pero al que tenga alguna contingencia climática, no lo salva nadie”.

Reconoció Giraudo que la valuación fiscal estaba baja en Córdoba y que es probable que lo siga estando, “pero nos gustaría que si se hace un ajuste, que éste sea gradual y programado, de manera de no afectar con estos golpes al productor”.

Descartó, por otra parte, que este aumento en la valuación fiscal incida también en el impuesto a los bienes personales, ya que una ley aprobada por el Congreso Nacional estableció que sólo pagarán este impuesto los campos que sean propiedad de sociedades.

“Entonces hoy, este aumento, no impacta en bienes personales para los productores propietarios, pero esto no quita que en el futuro el Estado necesite esa plata y cambién esa disposición. Siempre tenemos la espada de Damocles sobre nuestras cabezas”, concluyó.

 

Por Puntal. Foto: Prensa Sociedad Rural