China volvió a comprar soja en EE.UU. y el precio subió un 3,4% en Chicago

En el mercado estadounidense la oleaginosa trepó de 313,79 a 324,45 dólares; se habrían negociado unas 600.000 toneladas; el reporte mensual del USDA aportó a la tónica alcista

Rumores, compras chinas y existencias en baja. Esos fueron los tres fundamentos alcistas que hoy posibilitaron un repunte del 3,4% de los precios de la soja en la Bolsa de Chicago, donde las posiciones septiembre y noviembre de la oleaginosa sumaron US$10,66 al cerrar con ajustes de 324,45 y de 329,04 dólares por tonelada.

Desde la apertura de los negocios, el rumor de que China habilitaría un cupo para importar 5 millones de toneladas de soja estadounidense sin el arancel del 30% que hoy rige en medio de la guerra comercial impulsó mejoras de más de 7 dólares por tonelada. Según comentaron operadores de Chicago, varias firmas privadas pidieron condiciones para comprar grano con embarques desde las terminales del Pacífico, en el noroeste de Estados Unidos.

De este denominado “gesto de buena voluntad” chino, previo al nuevo cónclave entre negociadores de ambos países en pugna -se concretaría durante el mes próximo en Washington-, el mercado ayer calculó una primera tanda de operaciones por 600.000 toneladas, que deberían ser confirmadas por el USDA.

La corriente alcista para la soja estadounidense fue acentuada a mitad de la rueda por el informe mensual de estimaciones agrícolas publicado por el USDA. Allí, el organismo sorprendió al mercado al recortar de 29,13 a 27,36 millones de toneladas su cálculo sobre las existencias finales 2018/2019, por un incremento en la molienda y por exportaciones mayores a las previstas en agosto. El nuevo dato oficial fue inferior al promedio de las proyecciones privadas, de 28,69 millones de toneladas, e, incluso, al mínimo contemplado por los operadores en el rango posible, que fue de 27,62 a 29,50 millones.

En cuanto al ciclo 2019/2020, el USDA redujo su estimación sobre la cosecha de soja en Estados Unidos de 100,16 a 98,87 millones de toneladas, pero la dejó por encima de los 97,35 millones esperados por el mercado. El stock final de la nueva campaña fue proyectado en 17,43 millones, por debajo de los 20,54 millones del trabajo de agosto, pero levemente arriba de los 17,96 millones previstos por los operadores.

La tónica alcista podría prolongarse en las próximas ruedas si se confirman nuevas compras chinas, necesarias para darle más entidad al rumor de importaciones por hasta 5 millones de toneladas libres de aranceles. Los operadores también esperan que el clima propicio para la negociación entre EE.UU. y China no se vea frustrado, otra vez, por la cuenta oficial de Twitter del presidente estadounidense, Donald Trump.

En el mercado local, la Bolsa de Comercio de Rosario informó que la oferta abierta por soja disponible fue hoy de 13.415 pesos por tonelada, equivalentes a 240 dólares, lo que implicó una mejora de 8 dólares respecto del miércoles.

“La suba de Chicago y la mejora del valor FOB de la mercadería argentina posibilitaron la suba local y dieron un buen marco a la jornada de negocios, que cerró con ventas por soja a remitir por unas 70.000 toneladas y fijaciones por cerca de 230.000 toneladas”, contó a LA NACION un operador.

La Subsecretaría de Mercados Agropecuarios relevó el valor FOB de la soja en los puertos argentinos en 356 dólares por tonelada, un 2,6% arriba de los 347 dólares vigentes en la jornada anterior.

Por soja de la próxima cosecha, para las entregas entre abril y mayo sobre el Gran Rosario, las propuestas subieron de 232 a 237 dólares por tonelada.

Prevén un menor crecimiento del área con maíz

En su reporte mensual de estimaciones agrícolas, la Bolsa de Comercio de Rosario redujo de 7,50 a 7,25 millones de hectáreas la intención de siembra de maíz para todos los usos en la campaña 2019/2020, pero la mantuvo por encima de los 7 millones del ciclo anterior. “Este es un primer ajuste, que puede profundizarse, porque gran parte de las decisiones de siembras tardías están en suspenso”, advirtió la entidad.

Añadió que se cambiará el maíz por planteos de soja con menos tecnología, en busca de minimizar el riesgo financiero. “Con 6,2 millones de hectáreas que irían a grano comercial, se espera una cosecha en torno de los 50 millones de toneladas, cuando un mes atrás se calculaba una producción que largamente podría superar los 51 millones”, señaló la Bolsa.

 

Dante Rofi – LA NACIÓN