Mercado de campos. Los inversores están a la espera de las elecciones y de las señales económicas

Según los operadores, hay incertidumbre porque no se conocen las reglas para la actividad que podrían regir desde diciembre próximo.

El mercado de compraventa de campos está “muy paralizado”, pendiente de la definición del futuro político en la Argentina, y eso es lo que reflejan las encuestas que se realizan en el sector.

Según una encuesta entre sus socios que dio a conocer la Cámara Argentina de Inmobiliarias Rurales (CAIR), correspondiente a septiembre pasado, el 62% de los consultados indicó que hay operaciones comerciales “en estado avanzado que dependen del futuro político/económico del país”.

Gerardo Kahn, vicepresidente de esa entidad que envía la encuesta a entre 180 y 200 socios para conocer movimientos, consultas y actividad en el merado, señaló que hay “una gran incertidumbre”.

“No es por quién gane o no, sino por el contexto político, económico e impositivo que va a regir para la actividad agropecuaria a partir de diciembre”, señaló el vicepresidente de CAIR. “El mercado está muy paralizado, muy a la expectativa”, agregó el dirigente.

De acuerdo al vicepresidente de la entidad, en el interior hay algunas operaciones chicas por debajo del millón de dólares, por campos a su vez chicos de 20-30 hectáreas o un poco más.

Son por lo general tierras que un vecino quiere comprar a otro porque tienen pegados los campos o, también, cuando intervienen cuestiones familiares.

“Las operaciones medianas (de 2 a 5 millones de dólares) son muy pocas y a las grandes (más de US$20 millones) las contás con los dedos de una mano”, señaló.

Las pocas operaciones que se realizan son por establecimientos chicosLas pocas operaciones que se realizan son por establecimientos chicos

La expectativa hacia adelante no luce mucho mejor. Según la mencionada encuesta, el 48% de los consultados señaló que “espera que en el año 2020 la actividad inmobiliaria rural esté igual al 2019”. En tanto, hay un 29% que declaró que “será peor y el 23 por ciento restante auguró mejoras”.

Cair dio a conocer hoy su Índice de Actividad del Mercado Inmobiliario Rural (InCAIR) para septiembre pasado, elaborado en base a la encuesta de socios, a avisos publicados de campos, consultas y búsquedas, entre otros parámetros. La base del InCAIR, que no mide precios, sino actividad, es de 97,5 puntos, que corresponde a su pico máximo registrado en septiembre del año 2011

El Índice dio 28,69 puntos en septiembre, 0,07 puntos debajo de agosto pasado y un 9,78 por ciento de caída versus igual mes de 2018.

Más allá del momento actual marcado por el factor político, la actividad viene resentida desde que el gobierno anterior limitó, logrando en 2011 la aprobación de una ley, de la venta de campos a extranjeros, pese a que los extranjeros solo tienen menos del 6% del total de tierras. En su momento también golpeó al sector el cepo cambiario.

LA NACIÓN