“De la crisis salimos en conjunto”, aseguró la cadena agroindustrial en una carta al Gobierno

El sector reclamó un “pronto regreso” a las negociaciones del Mercosur. Por su parte, el canciller Felipe Solá afirmó que “la Argentina no abandona el Mercosur ni se levantó de ninguna mesa” y adelantó que hoy habrá una reunión con los países miembro para seguir hablando sobre la “aceleración” de convenios comerciales.

 

El sector agroindustrial manifestó su “preocupación” ante la decisión argentina de suspender su participación en las negociaciones externas que lleva adelante el Mercosur.

Las bolsas de cereales y cámaras representativas de la cadena agroindustrial enviaron una carta al canciller Felipe Solá y los principales funcionarios del sector comercial para fijar su posición.

“Queremos expresarle nuestra preocupación por la decisión del gobierno nacional de suspender su participación en las negociaciones externas del Mercosur”, señala el documento.

Indica que si bien “los ritmos de algunas negociaciones pueden generar inconvenientes en este contexto de pandemia y recesión global internacional, Argentina debe retomar prontamente su participación activa en todas las negociaciones de nuestro bloque regional”.

“Compartimos plenamente que las negociaciones comerciales del Mercosur deben privilegiar el acceso efectivo en términos arancelarios y no arancelarios en cada una de las agendas de negociación con Canadá, Corea del Sur, Líbano, Alianza del Pacifico, entre otras”, sostiene la carta.

Para el sector agroindustrial, existe una “oportunidad única de abrir un proceso de consulta permanente con las entidades empresarias del sector para dialogar y realizar análisis conjuntos de impacto económico y comercial sobre las oportunidades de cada negociación”.

“Estamos convencidos de que la salida de corto plazo de la reactivación económica encuentra la necesidad de una rápida definición de una estrategia exportadora agresiva”, indica.

Destaca la necesidad de que la Argentina se pueda consolidar como “líder mundial en la producción y exportación de alimentos, energía y bienes y servicios de la bioeconomía, saludables y de alta calidad, producidos de manera amigable con el medio ambiente, generando empleo y desarrollo en todas las regiones del país”.

“La pandemia del coronavirus nos desafía día a día, y los impactos de la misma están lejos de conocerse. Pero creemos firmemente que de la crisis actual salimos en conjunto”, señala.

Sostienen que el comercio y la integración regional es “una forma de afrontar la pandemia global y sus consecuencias económicas y sociales”.

Con ese fin, el sector pone a disposición los equipos técnicos de la Bolsa de Cereales, los de la Fundación INAI y de las cámaras y entidades firmantes, con el objetivo de potenciar la capacidad analítica y regresar prontamente a la mesa negociadora.

Además de Solá, la carta fue enviada a los ministros de Agricultura, Luis Basterra; y Desarrollo Productivo, Matías Kulfas; y al secretario de Relaciones Económicas Internacionales, Jorge Neme.

Fue suscripta también por las cámaras de Biocombustibles, Feedlot, aceiteros de CIARA, procesadoras avícolas, Argentrigo, la cadena de maíz y el sector de Puertos privados, entre otros.

 

La explicación de Solá

 

Por su parte, el canciller Felipe Solá afirmó anoche que “la Argentina no abandona el Mercosur ni se levantó de ninguna mesa” y adelantó que hoy habrá una reunión con los países miembro para seguir hablando sobre la “aceleración” de convenios comerciales.

Ante la Comisión de Relaciones Exteriores y las inquietudes presentadas por senadores de la oposición, Solá sostuvo se refirió a la polémica por la postura que adoptó el Gobierno frente a las negociaciones sobre convenios comerciales con Corea del Sur, Singapur, Líbano y Canadá, entre otros países que llevan Brasil, Paraguay y Uruguay.

“La Argentina no abandona el Mercosur, no se levantó de ninguna mesa. Mañana (por hoy) hay una mesa de los mismos que estaban el viernes, pedida por Paraguay, para seguir conversando y viendo qué forma jurídica e institucional quieren tener para acelerar” los convenios comerciales, adelantó Solá.

El canciller señaló que la Argentina observó “una aceleración de las inquietudes de Brasil y el apoyo de Uruguay sobre todo en acelerar la concreción de convenios ya cerrados” pero todavía “no concluidos” y ello generó reparos en el Gobierno debido al cuadro de situación que marca la pandemia.

“Nosotros el 24 de abril hicimos un gran esfuerzo, en que no se rompiera la armonía del Mercosur”, explicó Solá al tiempo que indicó que la Argentina propuso a sus socios “avanzar en la búsqueda de soluciones jurídico e institucionales” para que Brasil, Uruguay y Paraguay “puedan avanzar” mientras Argentina espera a ver “cuándo” se sumaría.

En este sentido, precisó: “En lugar de decirles no pueden avanzar como ustedes quieren, no son libres, porque hay un artículo que dice que tenemos que avanzar todos o ninguno, lo cual hubiera generado una situación áspera, usamos la expresión búsqueda de soluciones jurídico institucionales que permitan dos velocidades”.

“La idea de la aceleración no la aceptamos porque no podemos, nos gustaría, pero no podemos por la incertidumbre en la que vemos la economía Argentina”, explicó el canciller al tiempo que explicó que los principales objetivos del país hoy son “el sanitario, defender a los que menos tienen ante un aumento de la pobreza, sostener a las empresas y atender a la cuestión de la deuda”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *