En un mes se redujo fuertemente el margen del maíz temprano 2020/21 tanto para campo propio como alquilado

Si bien falta tiempo para sembrar, el seguimiento de márgenes de maíz de primera 20/21 en la zona núcleo arroja una fuerte caída en la rentabilidad, indicó la Bolsa de Comercio de Rosario. El precio del maíz se ve presionado por la menor demanda de energía y buenas perspectivas de siembra en Estados Unidos.

 

En un trabajo elaborado por la Bolsa de Comercio de Rosario, se analizaron los posibles márgenes brutos y netos que surgirían del cultivo de maíz en la región núcleo para la próxima campaña 2020/21.

Se tomó el caso de un productor que está pensando en cultivar 100 ha a 150 km de distancia de los puertos y/o fábricas del Gran Rosario y que podría llegar a obtener un rinde de aproximadamente 100 qq/ha y se comparó el escenario hoy respecto hace un mes atrás.

El informe revela lo siguiente:

*   El maíz temprano estaría arrojando márgenes netos positivos, aunque muy acotado con el altísimo riesgo e inversión a realizar, tanto en campo propio como alquilado.

Se observa un margen neto (descontando todos los impuestos) de 40 U$S/ha en campo alquilado a 16 qq/ha fijos.

Hace un mes atrás este número ascendía a 131 U$S/ha. Es importante resaltar que falta mucho para empezar a sembrar y los precios internacionales podrían revertirse mejorando estos márgenes.

El contexto global hoy es de máxima incertidumbre, y el maíz no es la excepción. Por un lado, la baja demanda de energía como consecuencia de la pandemia de coronavirus derrumbó el precio del petróleo, arrastrando consigo al maíz.

Si bien hasta hace un mes atrás se descontaba una fuerte apuesta del productor norteamericano a la siembra del cereal, hoy todo está en duda y no debe olvidarse que la actual campaña 2019/20 estaría cerrando con el nivel mundial de stock más bajo de los últimos cinco años.

*    Hay una fuerte incidencia de los insumos en el costo directo de explotación (436 U$S/ha, lo cual representa cerca del 51% del costo total sin computar impuestos).

*    Llama la atención el acotado margen neto que obtendría el productor arrendatario de la región núcleo luego del derrumbe de la demanda de energía por la pandemia del coronavirus, la consecuente caída del precio del petróleo y la menor demanda de etanol en Estados Unidos.

Este hecho se explica por la correlación directa que tiene el petróleo con el etanol, cuya materia prima es el maíz. Luego de pagar todos los impuestos lograría apenas un 3% del total de los ingresos brutos que percibe por la venta de su producción (rinde por precio de venta estimado de la mercadería). Con los precios futuros del maíz que se registran en la actualidad, el margen neto se ubicaría en 40 U$S/ha.

*    Es interesante comparar los 131 U$S de margen neto por hectárea que obtenía el productor de maíz con un precio a cosecha de 143 U$S /t en marzo contra los 40 U$S/ha que finalmente ganaría con la caída del precio de maíz a cosecha a 126 U$S /t en las estimaciones de abril.

Esto da cuenta de la sensibilidad de los márgenes a la volatilidad de los precios y revindica las herramientas que nos ofrece el mercado para cubrirse de dicho riesgo de precios.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *