Soja: por qué cae el ingreso de divisas cuando la venta de los productores es la más alta en 8 años

De acuerdo con los informes económicos, la venta de los productores a esta altura del 2020 está por encima del promedio de los últimos cinco años. Por su parte, los exportadores expusieron una serie de factores que inciden en el menor ingreso de divisas en el primer cuatrimestre del año, que fue 17,8% inferior al del mismo período de 2019.

 

“La mercadería comprada por industriales y exportadores es la más alta de los últimos ocho años con más de 20 millones de toneladas”, destaca el informe semanal de la Bolsa de Comercio de Rosario sobre la venta de soja tomando como base de datos oficiales.

Los productores vendieron un 40% de la producción estimada de soja, muy por delante del 30% que se registraba a esta altura del año anterior y del 33% promedio de los últimos cinco años: “Sobresale también la preferencia por las operaciones con precio en firme en desmedro de las operaciones a fijar, con mayor riesgo de contraparte”, comentan desde la BCR.

Del otro lado, CIARA (Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina) y CEC (Centro Exportador de Cereales) informaron la liquidación de divisas de abril y mostraron que el acumulado del primer cuatrimestre del año es un 17,8% inferior al del mismo período de 2019: US$ 5.017 millones, un mínimo desde 2007.

Los exportadores atribuyen este menor ingreso de divisas a diferentes razones:

– Los efectos del aislamiento social obligatorio establecido por el Gobierno nacional desde el 20 de marzo.

– La venta anticipada de granos por los productores a fines del año pasado.

– Las dificultades y demoras para la circulación del transporte de granos y abastecimiento que afectó a las terminales y plantas procesadora.

– Recientemente la inédita e histórica bajante del río Paraná que dificulta el tránsito y la carga de buques en la zona del Gran Rosario.

Luego de un fuerte adelanto en la venta de productores en la previa al aumento de retenciones que luego se concretó, hubo un menor ritmo de ventas que ahora comenzó a recuperarse. Cabe señalar que en el contexto actual el valor efectivo de la oleaginosa para el productor se ve fuertemente afectado por la brecha entre el tipo de cambio oficial y el paralelo.

De la cosecha esperada de 49,5 millones de toneladas se vendieron hasta el momento 20,3 millones de toneladas, lo que es un 41% del volumen total y un 55% de la cosecha hasta ahora.

Desde CIARA y CEC también destacan el impacto de la inestabilidad financiera y comercial internacional debido al Covid-19.

Sobre este punto, la BCR explica que la baja del precio de exportación de la harina y el aceite de soja presiona la capacidad de pago de la industria, favoreciendo la exportación de poroto sin procesar.

Desde comienzos del mes de abril los valores FOB de exportación de la harina se desplomaron un 17%, para ubicarse por debajo del precio del grano. En el mismo período, el valor FOB del poroto cayó tan solo un 3,6%, con el aceite desvalorizándose en un 5,7%.

La BCR comenta que “el más golpeado desde comienzo de año es el valor del aceite cargado en el Up-River, que cayó un 27%, en tanto que el precio del poroto bajó un 10%”.

La baja en los precios de exportación de los tres principales productos del complejo no parece impactar en los precios internos de la oleaginosa: “Esta resistencia se explica fundamentalmente por las copiosas lluvias que golpearon la zona núcleo desde el fin de semana y que paralizaron el trabajo en campo, lo que llevó a la demanda a mantener los precios para intentar asegurarse el suministro del grano, en un mercado focalizado en los negocios con entrega”, explican desde la entidad rosarina.

 

Informe: Agrofy News.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *