De los $324,56 promedio que cuesta el kilo de carne vacuna, sólo $80,06 corresponden al animal

FADA dio a conocer un informe sobre cómo se compone el precio de la carne vacuna, y qué parte corresponden a los costos y a los impuestos. De participar el feedlot en la cadena, el Estado gana más dinero por kilo vendido que el propio productor ganadero.

 

La Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina (FADA), dio a conocer su informe semestral que explica cómo se conforma el precio de la carne bovina argentina que en el caso de marzo tuvo un precio promedio de $324,56 por kilogramo, de ese precio el ternero representa el 24,7% ($80,06), el feedlot el 26,6% ($85,30), el frigorífico el 7,3% ($23,62), la carnicería el 12,9% ($41,79) y los impuestos el 28,9% ($93,79).

Con este informe se puede observar que de participar el feedlot en la cadena cárnica, el Estado (en sus diferentes niveles de impuestos) gana más dinero por kilo de carne vendida, que el propio productor ganadero.

Pero el análisis puede ser aún más llamativo, porque si se mira el caso del frigorífico, gana menos que el sector primario, el feedlot, el carnicero y el Estado; o sea, es el que menos influencia tiene en el precio final del kilo de carne.

De todas formas, el informe de FADA señala que si bien “el resultado global de la cadena es positivo, el feedlot continúa presentando pérdida de -$1,43 por kilo de novillo en pie”.

“Del precio final de la carne, el 64,6% ($209,66) son costos de la cadena, 28,9% ($93,79) impuestos y 6,5% ($21,11) resultados”, destaca el informe.

FADA aclara que en “este informe, se expresan los precios de cada eslabón de dos formas: la primera, son los precios como salen del eslabón y que representan a su vez, el costo del siguiente. La segunda, se expresan dichos valores equivalente al precio del kg de carne en el mostrador”.

Por ello Natalia Ariño, economista de FADA, agrega que “para esta segunda forma se requieren conversiones matemáticas que permiten que éstos sean comparables entre sí, de lo contrario, no se puede comparar un kilo de novillo en pie, con un kilo de res, con un kilo de un corte de carne en la carnicería”.

A modo de aclaración y explicación la Fundación detalla que “en el mes de marzo se pagó por el ternero un precio promedio de $103,64 el kg. de animal vivo de carne al mostrador. En la siguiente etapa, se considera un proceso de engorde a corral siendo el feedlot quien adquiere el ternero, lo engorda en 176 días y se obtiene un novillo con un peso neto de salida de 380 kg. con destino al mercado interno. El precio promedio de venta del novillo al frigorífico fue de $90,97 por kilo de animal vivo. El precio de venta a la salida del frigorífico en marzo fue $178,92 el kilo de carne al gancho. Finalmente, la carnicería, obtuvo un precio de $293,72 el kg para marzo. El IVA representa el 10,5% ($30,84), por lo que el consumidor final pagó en promedio $324,56 el kilo de carne“.

Explicado de otra forma, o sea “pesos por kilo de carne al consumidor o mostrador”, el resultado sería: “En el precio final del kilogramo de carne en mostrador, el ternero aporta $106,9, el novillo acumula $194,9 y la res $231,9, todos expresados en kilos de carne al mostrador. Finalmente, el precio a la salida de la carnicería coinciden en ambas formas de mostrarlo: $293,72 que más IVA ($30,84 ) y el precio final del kilo de carne es de $324,56“.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *