Posición de la SRRC ante la decisión del Banco Central: “Una medida arbitraria y discriminatoria”

Nuestra entidad, en un comunicado firmado por su presidente David Tonello, expresó su enérgico rechazo a la decisión de la autoridad montería de prohibir los créditos a tasa del 24% a los productores que tengan acopio de trigo y/o soja por un valor superior al 5% de su capacidad de cosecha anual.

 

El siguiente es el comunicado difundido por la Sociedad Rural de Río Cuarto:

 

UNA MEDIDA ARBITRARIA Y DISCRIMINATORIA

 

La Sociedad Rural de Río Cuarto expresa su enérgico rechazo a la decisión del Banco Central de la República Argentina de prohibir a las entidades financieras otorgar créditos a una tasa del 24% a los productores que tengan un acopio de su producción de trigo y/o soja por un valor superior al 5% de su capacidad de cosecha anual.

La Comunicación “A” 7018 de la autoridad monetaria, materializada hoy (por el viernes), constituye una medida arbitraria y discriminatoria, repitiendo errores del pasado que siempre condujeron al fracaso y golpearon fuertemente al sector más dinamizador de la economía.

Con esta decisión, aquel productor que tenga trigo o soja para fines exclusivamente productivos, como alimentar el ganado, adquirir insumos o cumplir distintos compromisos, estará inhabilitado de acceder para tomar esos créditos.

La medida asoma como “disparatada” si se tiene en cuenta que en lo que va del año se comercializaron más granos que en igual período del año anterior, lo cual descarta de plano la idea de una retención o especulación por parte del campo.

Con una cosecha de soja el productor tiene que afrontar todos los gastos del año, renovarse y volver a sembrar. Por eso necesita el crédito, más aún en nuestra región, que está sufriendo la peor campaña gruesa en más de 20 años, con magros rindes.

Además, por el desdoblamiento cambiario el productor de soja recibe un dólar a un valor algo superior a los 40 pesos (el tipo de cambio oficial con la deducción del 33% por los derechos de exportación), mientras que en el mercado informal se cotiza a 138 pesos. Está claro que la especulación pasa por otro lado…

El sector agropecuario viene dando sobradas muestras de su compromiso con la sociedad en el marco de la emergencia sanitaria para continuar con su producción y garantizar el normal abastecimiento. Está a la altura de la grave situación que padece el país y no merece tal castigo.

La idea de avanzar con un modelo de control estatal de la actividad económica ya fracasó rotundamente. Es hora de cambiar la lógica y establecer políticas de previsibilidad que incentiven una mayor producción, se promuevan más inversiones y se incrementen las exportaciones para generar las divisas que necesita el país.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *