Las posiciones de la Sociedad Rural de Río Cuarto y de CRA sobre la intervención de la empresa Vicentin

Ambas entidades rechazaron el avance del Gobierno sobre la propiedad privada mediante un Decreto de Necesidad y Urgencia que es inconstitucional y pasa por encima del Congreso y del Poder Judicial.

 

El comunicado de la Sociedad Rural de Río Cuarto:

 

Un claro avance sobre la propiedad privada

La Sociedad Rural de Río Cuarto expresa su profunda preocupación ante la decisión del Gobierno nacional de avanzar sobre la propiedad privada con el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) para intervenir la empresa Vicentin y la iniciativa para una posterior expropiación.

Más allá de los análisis que puedan realizarse sobre la citada empresa y la situación que la llevó a un concurso de acreedores, la medida del Poder Ejecutivo –que cada vez se arroga más facultades- es peligrosa desde el punto de vista institucional porque elude y desacredita al Congreso y al Poder Judicial.

Desde el punto de vista legal, algunas voces advierten que al no existir hasta el presente una ley del Congreso que habilite al Ejecutivo a intervenir empresas, la medida asumida a través del DNU constituye una violación a la propiedad privada consagrada en la Constitución, al tiempo que también socava a la Justicia, que está actuando en el proceso de convocatoria de acreedores.

Por otra parte, en el contexto que vive el país, con una galopante crisis económica agravada por la pandemia, con la incertidumbre sobre si se podrá evitar un nuevo default y con miles de argentinos que pierden sus empleos o se ven obligados a cerrar sus comercios, parece poco oportuno que el Estado asuma una empresa con una deuda de 1.350 millones de dólares. Sólo se justificaría por la profundización de una ideología.

El Gobierno vuelve a repetir modelos de comprobado fracaso: las experiencias anteriores de intervenciones demostraron que el Estado es ineficiente administrando empresas y, contrariamente al efecto deseado, sólo acumula más deuda, con el riesgo cierto de que ese peso termine recayendo sobre las espaldas de todos los contribuyentes.

 

La posición de CRA

 

Cuidemos las formas republicanas y división de poderes

Con sorpresa, hemos asistido en el día de ayer (lunes) al anuncio del Sr. Presidente del decreto de intervención de la empresa Vicentín y el próximo envío del proyecto de expropiación de dicha empresa, como resulta casi habitual, estos anuncios cargados de efusividades políticas, dejan muy poca información real, por ejemplo: ¿El Estado Nacional se hará cargo del pago de los créditos verificados en el proceso concursal, lo hará, por cuando, cómo y por qué monto?

¿Nacionalizará el Estado una deuda totalmente privada?

El concurso tiene un juez y un ámbito, este sistema de decisiones del Ejecutivo por encima del Judicial, ¿es el que viviremos a futuro?

¿Empresas endeudadas en concurso, empresas nacionalizadas?

¿Cuál es el resguardo institucional que tenemos los argentinos frente a decisiones políticas del Gobierno Nacional?

¿Quién responde a estas preguntas? El Sr. Presidente, el ministro Kulfas o la senadora cuyas ideas fueron derrotadas electoralmente en Mendoza y ahora luce como protagonista de esta medida?

Las actividades y criterios de los empresarios privados y el manejo de sus empresas, tienen a la Justicia como evaluadora y sancionadora de sus conductas, pero si aceptamos que el Poder Ejecutivo arremeta contra los jueces naturales, habremos convalidado la quiebra del principio republicano de la división de Poderes.

La expropiación la debe determinar el Congreso de la Nación y lo vemos con preocupación porque vemos que hay una línea orientativa del Gobierno para avanzar sobre las empresas privadas, y la historia de la Argentina demuestra que los avances del Estado sobre las empresas privadas no han sido positivos.

Cuando el Estado ha administrado en el sector privado no ha sido eficiente. No creemos que la expropiación sea la única herramienta.

Solo después de restaurar la institucionalidad se podrá discutir la política comercial de los granos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *