Las lluvias que no fueron para el trigo: ya se estiman pérdidas de hasta 30% en la zona núcleo

Las precipitaciones que se esperaban eran claves para evitar pérdidas de macollos y seguir el desarrollo sin resignar rinde. En Córdoba el déficit es de entre 80 y 100 milímetros, o más.

 

En la zona núcleo, la cantidad de cuadros de trigo bajo condición regular sube a 250 mil hectáreas. Las lluvias que se esperaban no se dieron: “Los modelos fallaron y las lluvias no aparecieron en la región”, comenta José Luis Aiello, Dr. en Cs. Atmosféricas, en el informe semanal de la Bolsa de Comercio de Rosario.

Ya muchos habían desistido de la siembra de trigo aunque las lluvias pronosticadas para esta semana se hubieran producido. Pero estas lluvias que no se dieron eran clave por otra razón: “20 mm, o al menos 10 mm, hubieran sido un auxilio fundamental para las 250 mil ha que están en condiciones regulares”, destacó la BCR a través de la Guia Estratégica para el Agro. Estos son lotes sembrados con la humedad muy justa y están muy desparejos y perdiendo plantas.

La BCR agrega que las lluvias que se esperaban eran claves en lotes que están buenos a muy buenos para evitar pérdidas de macollos y seguir el desarrollo sin resignar rinde: “Ya se empiezan a estimar pérdidas”, señala la BCR.

Algunos hablan de un 5% pero otros son más pesimistas y estiman mucho más. “De continuar esta faltante de agua hasta agosto, podría haber perdidas de un 30%, ya que también hay que sumar la baja respuesta a la fertilización”, explican en Bigand.

 

Fertilización: otro problema

 

La fertilización es otro problema: “Muchas zonas sembraron con el agua justa y la fertilización quedó para cuando llueva”.

“Hoy la duda pasa por si re fertilizar o no, estamos esperando una señal”, comentaban esta semana algunos técnicos. Todos esperaban las lluvias. Lamentablemente, hay áreas donde la sequía ya es muy importante, en grandes zonas de Córdoba faltan 80 mm y hasta más de 100 mm.

Sobre “las lluvias que no fueron en la franja central”, la BCR remarca que fue una gran oportunidad la que se perdió, ya que este tipo de ingresos de humedad no es común en el invierno. Y sin embargo el ingreso fue muy importante, pero no logró capitalizarse como lluvia en toda la franja central del país.

 

Fuente: Agrofy News.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *