Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Los buenos rindes de Córdoba elevan la proyección de la cosecha de maíz nacional

Las estimaciones pasaron de 46 a 48 millones de toneladas. En cambio, la proyección de la cosecha de soja se mantuvo en 43,5 MTn, con una merma del 11,2% respecto a la campaña anterior.

 

La Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA) incrementó la estimación de producción de maíz en 2 millones de toneladas para la presente campaña -de 46 a 48 millones- debido a que los rindes registrados en Córdoba se encuentran por sobre las expectativas iniciales.

 

En tanto, la previsión de cosecha de soja se mantuvo en 43,5 millones de toneladas, con una merma de 11,2% respecto a la campaña anterior.

 

Por el lado del maíz, a la fecha se logró recolectar el 37,8% del área apta, luego de relevar un avance intersemanal de 3,7 puntos porcentuales, registrando los mejores resultados en las provincias de Córdoba y Santa Fe.

 

En el caso de la soja, de concretarse proyecciones, la cosecha de la oleaginosa se ubicará 5,5 millones de toneladas por debajo de lo obtenido la campaña 2019/20 cuando alcanzó a 49 millones de toneladas.

 

La noticia positiva para la soja es que el buen clima continúa favoreciendo el avance de las labores de trilla.

 

“El avance de cosecha cubrió el 98,9% de la superficie apta, estimando una producción acumulada hasta el momento de 43,1 millones de toneladas. Restan por recolectar 187 millones de hectáreas, de las cuales un 29,4% se concentra en la región Noreste (NEA)”, planteó la entidad.

 

Respecto a la siembra de trigo, la Bolsa de Cereales porteña señaló que “las labores cobraron impulso y alcanzaron un progreso intersemanal de 19,4 puntos porcentuales, cubriendo el 36,5% del área proyectada en 6,5 millones de hectáreas para el ciclo 2021/22”.

 

No obstante, advirtió que “se mantiene una demora interanual de -5,2 puntos, debido a la falta de humedad en el norte del país y focos de excesos hídricos en el centro del área agrícola”.

 

“La interrupción en las labores pone en riesgo el cumplimiento de los planteos de siembra iniciales. Sin embargo, la mejora de las reservas hídricas en el resto del área agrícola promueve una mayor intención de siembra del cereal”, concluyó la Bolsa.