Crisis en el bioetanol: productores e industrias de Córdoba dejan de entregarle a las petroleras

Los ganaderos que poseen minidestilerías decidieron paralizar la producción. Las tres grandes etanoleras siguen trabajando pero acopian todo. El precio oficial está congelado desde diciembre.

 

Informe: AgroVoz

 

El “corte” de las naftas argentinas con un 12 por ciento de bioetanol podría correr riesgo en las próximas horas si se extiende la decisión de industrias y productores ganaderos de Córdoba de no entregar combustible a las petroleras, debido a la desactualización del precio que fija el Gobierno y que se mantiene congelado desde diciembre.

Así lo anticipó el diario La Voz en un informe en el que recuerda el escenario complicado que atraviesa el sector debido a la falta de rentabilidad: la última cotización, establecida por la gestión de Cambiemos en diciembre, es de 29,80 pesos. En enero, tras el impacto de la devaluación, este valor no se modificó y febrero arrancó en la misma sintonía.

A esto debe sumarse que, desde abril del año pasado, está sin efecto la fórmula que se utilizaba como parámetro para actualizar el precio y que le garantizaba sustentabilidad al negocio. Para los fabricantes del biocombustible, el valor debería crecer hoy hasta 34 o 35 pesos, pero las petroleras no estarían dispuesto a pagarlo debido a que tienen sus precios en los surtidores congelados en el marco de la emergencia económica nacional.

Bajo este panorama de incertidumbre y cambio constante en las reglas de juego, tres establecimientos agropecuarios que tenían minidestilerías (Mini Dest) en las que invirtieron más de diez millones de dólares para proveer una capacidad de 1,5 millones de litros mensuales, decidieron apagar las plantas en las últimas horas.

Se trata de Las Chilas, de la familia Aguilar Benítez; de Agropecuaria Los Mistoles, de Víctor Giordana; y de Óleos del Centro, de Luis Magliano, que no reactivarán la producción hasta que no haya precio y un horizonte claro para el negocio.

En la misma línea, el socio de Bio 4, Germán Di Bella, relató a La Voz que las tres plantas grandes de bioetanol de Córdoba (la mencionada, Promaíz y Aca Bio) no pueden paralizar la producción por el costo que eso llevaría, pero sí decidieron acopiar el combustible y no entregarle a las petroleras, hasta tanto no se defina un nuevo precio.

 

“Corte” en riesgo

 

Hay dos razones por las cuales esta determinación, de continuar, pone en riesgo el corte del 12 por ciento de las naftas.

La primera: Córdoba es la mayor productora de bioetanol del país; concentra alrededor del 60 por ciento de la producción del combustible elaborado a base de maíz y un 40 por ciento del total (considerando también el que se produce con la caña de azúcar).

La segunda: en esta época del año no hay zafra de caña, por lo que las etanoleras aumentan su participación en la provisión al mercado.

En este contexto, en los últimos días se repitieron numerosas reuniones en la Secretaría de Energía para intentar destrabar este conflicto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *