Sequía y heladas acompañaron el final de la siembra de trigo en todo el país

Las últimas heladas provocaron daños sobre los cuadros más avanzados del centro y norte del área agrícola, reduciendo las expectativas de rendimiento.

 

Las labores de siembra de trigo de la campaña 2020-2021 finalizaron en medio de sequía y heladas, según el Panorama Agrícola Semanal (PAS) de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires.

El final de la implantación se dio luego de la incorporación del área remanente de trigo del sudeste bonaerense.

“Las heladas registradas durante el fin de semana han provocado daños sobre los cuadros más avanzados del centro y norte del área agrícola, reduciendo las expectativas de rendimiento. Mientras tanto, al sur por el momento se registran demoras y daños leves”, informó el PAS.

En la región núcleo productiva, por las heladas la condición de trigo malo a regular aumentó un 60 por ciento en menos de una semana.

Así lo indicó la Guía Estratégica para el Agro (GEA) de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR), al señalar que en este período “la condición de trigo regular a malo pasó de 500.000 hectáreas a 820.000 has por las últimas heladas”.

De acuerdo con el reporte, de no ocurrir lluvias importantes pronto, habrá una reducción de rendimiento del 30 al 50 % en el trigo de la región donde en algunas partes se esperaban rindes de cinco mil kilos por hectárea.

Las previsiones meteorológicas para la zona señalan que a partir del próximo martes, el avance de un sistema frontal frío podría desarrollar algunas lluvias y tormentas en forma aislada.

“Pero los pronósticos para lo que resta de agosto no son favorables y es poco probable un cambio significativo hasta la segunda quincena de septiembre”, expresó José Luis Aiello, especialista en Ciencias Atmosféricas y asesor de la BCR. .

Así en plena sequía, pasando el peor agosto de los últimos 10 años, al trigo lo atacan desde un nuevo frente, con sucesivas heladas intensas por sus valores térmicos y graves por la gran cantidad de horas que los cultivos permanecen con los suelos bajo los cero grados.

Así en menos de una semana, la condición regular a mala subió 320.000 mil hectáreas.

“De 1,6 millón de hectáreas de trigo sembradas en la región, ya son 820.000 las hectáreas que se encuentras en estas condiciones.

Unas 160.000 mil hectáreas están malas: muchas ya se dan por perdidas y van a ser pasto para los animales en poco tiempo”, sostienen los técnicos de GEA.

Los cuadros de ciclo largo, sembrados con mejores condiciones de humedad y fertilizados son los que en mejor estado están y ante una inminente lluvia podrían reactivar su crecimiento.

“La mala noticia es que estos lotes constituyen menos de la mitad del trigo de la región. El NE bonaerense, donde mejor estaba el trigo, sufrió heladas negras”, consignaron.

En Pergamino, Buenos Aires, en el suelo midieron temperaturas inferiores a los 10 grados bajo cero y el frío impactó de lleno en los trigos, pero también en legumbres dejando lotes perdidos de arvejas y lentejas.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *