El agro pidió máxima gradualidad en la suba del inmobiliario rural

Analizó junto al ministro Busso los cambios en el impuesto. Rechazó aumentos por encima del 30% y reclamó que se eliminen los fondos específicos. Quieren crear un ente para atender caminos y canales
Los referentes de las entidades del campo se reunieron ayer en Hernando con el ministro de Agricultura de la Provincia, Sergio Busso, con la intención de frenar el incremento en el tributo rural que podría generar la fuerte actualización de los valores fiscales de los campos que impulsa el gobierno de Juan Schiaretti.

El temor es que la suba en la valuación tenga luego una traducción directa en el costo del impuesto inmobiliario que en los últimos años fue perdiendo terreno frente a la creación de fondos específicos vinculados a obras o servicios para el sector.

La intención de la Provincia es, según se adelantó esta semana, ajustar en un período de tres años el monto que actualmente figura como valor fiscal de las tierras y que desde 1993 no sufre modificaciones. Eso llevó a un atraso significativo. En Marcos Juárez, que es el valor más alto de la provincia, figura con 2 mil pesos la hectárea mientras en el mercado se venden a 20 mil dólares.

Esa relación quiere recortarse al menos hasta valores similares a los que figuran en Venado Tuerto en Santa Fe y Pergamino en Buenos Aires. Pero la dirigencia de la mesa de enlace provincial le insistió ayer al ministro Busso para que el impacto de ese movimiento en el tributo rural tenga “máxima gradualidad” y presente “excepciones para las zonas bajo agua”. En paralelo, reclamó que se eliminen los fondos específicos: “Fondo de infraestructura Vial”, “Fondo de Desarrollo Agropecuario”, “Fondo para el Mantenimiento de la Red Firme Natural” y “Fondo para Infraestructura y Gasoductos”.

Con respecto a ese punto, se avanzó en la idea de crear un ente que unifique el manejo y los recursos que actualmente se distribuyen entre los consorcios canaleros, camineros y de preservación de suelos. En Agricultura creen que será más eficiente la administración de esos dineros de manera centralizada.
“Lo estamos evaluando y es una alternativa, pero no es simple y tenemos que analizarlo en profundidad”, dijo Busso a este diario durante la cena organizada por la Fundación Fada el jueves a la noche. En esa oportunidad, el ministro afirmó que “los cambios en el inmobiliario van a ser graduales, aunque hay una decisión de comenzar a actualizar la valuación fiscal que está evidentemente muy atrasada ya que no se actualiza desde 1993”. Para el 15 el Ejecutivo deberá enviar el proyecto de presupuesto a la Unicameral con ese tema resuelto.

PUNTAL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *