“Recuperar los campos quemados llevará cinco años”, dijo Dardo Chiesa

Luego de recorrer la parte afectada de la provincia de La Pampa, el presidente de CRA consideró que hará falta mucha ayuda de la Nación. “Recuperar los alambrado cuesta un ternero cada 70 metros”, graficó. También se ocupan de las inundaciones
El presidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Dardo Chiesa, manifestó que recuperar el más de un millón de hectáreas destruidas por el fuego en La Pampa, Río Negro y sur de Buenos Aires, llevará –al menos- cinco años. “Sólo en La Pampa fueron arrasadas el equivalente a 60 capitales federales”, graficó. Se habla de más de 200 mil animales muertos y cientos de kilómetros de alambrados destruidos. “Esto cuesta un ternero cada 70 metros”, graficó.
Chiesa acompañó días atrás a productores afectados por incendios y dijo que la “tierra está arrasada”. También participó de reuniones junto al ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile, el de Ambiente y Desarrollo Sustentable, Sergio Bergman y el gobernador de Río Negro Alberto Weretilneck. Y estuvo en encuentros junto a productores afectados por los
graves incendios en las zona de Río Colorado y La Adela de La Pampa.
Chiesa expresó que “la tierra está arrasada, con poca hacienda y grandes pérdidas en infraestructura. Estamos analizando los daños para ver de qué manera se puede palear esto”.
Para el dirigente, los problemas que dejarán los incendios “solo se arreglan con plata porque hay que reconstruir todo. Estamos metidos en un problema grave. Solo en La Pampa fueron arrasadas por el fuego el equivalente a 60 capitales federales”.
Chiesa manifestó además que los productores están solicitando forrajes y que se construyan corrales comunitarios para la hacienda.
En relación a La Adela dijo que “toda esta zona acaba de salir de una seca muy importante. Hay problemas que son productivos y otros que son sociales de cara al futuro y no hay forma de salir sin ayuda. Y no se va a poder volver a salir a flote en menos de cinco años”.
Finalmente Chiesa también se mostró preocupado ante las grandes
inundaciones que golpean importantes zonas del centro del país como Santa Fe, Buenos Aires, Entre Ríos y Córdoba.
“En zonas como Rafaela llovieron 450 mm en 10 días, todas zonas que ya habían sido castigadas en abril del año pasado. Los tambos se van a cerrar porque no se puede sacar la producción. La Argentina dejó sin mirar hace mucho tiempo al interior y se dejaron muchas obras sin hacer”, indicó.

“Era previsible”

“Se sabía que esto iba a pasar y pasó. Hubo una seca muy grande el año pasado, llovió bien en la primavera, la vegetación de abajo del monte vino y vino fuerte. Con los calores y los vientos faltaba una chispita para que se prenda fuego”, dijo Chiesa en diálogo con Valor Agregado, el programa de agro de FM Libre y emisoras regionales.
-¿Cuál fue el panorama que encontró al llegar a su provincia?
– Fue algo tremendo. Iba llegando ayer, a La Adela y cuando te faltan 90 km para llegar al río Colorado vez todo color ceniza. Chau alambres y se llevó puestos los molinos. La gente anda en camionetas y a caballo buscando como locos la hdentro del monte la hacienda. Porque se ha mezclado, hay productores que tienen las vacas en la hacienda en el monte o en lo del vecino. Al caer los alambres las vacas se han ido a salvarse del fuego, ojalá lo hayan podido hacer. El porcentaje de pérdidas no se sabe bien, es una zona que en La Pampa solamente tienen 70 mil vacas, donde ellos hablan de 40 y 50 mil perdidas, y en Buenos Aires unas 40, 50 mil más, y todavía más en Río Negro.
-En estos días está todo más tranquilo.
-Si, el fin de semana quedaban uno o dos focos nomás. Yo soy de Macachin, a 250 km de aquí. Cuando volvía ayer me decían que para el lado de Potrillo Oscuro, que estoy acá a 50 km, hacia el noroeste, había habido fuego a la tarde. Salta una chispa y se prende. Son frentes de 30 o 40 km de fuego, son frentes grandes. Los aviones hidrantes no los podés usar, no podés cargar agua en el río. Los aviones tipo fumigadores que se usan, hasta que aterrizan, cargan y largan, yo creo, dicen que no, pero con el calor del agua que tiran, la mitad se ha perdido en el camino. No pueden acercarse. El fuego cruzo el río, que debe tener de 150/200 metros de ancho, lo cruzó, cruzó la ruta 22, y la 154 tengan cuidado los que viajen en esa zona porque no hay alambre y puede haber vacas en la ruta. Es un problema. El calor sólo, sin que llegue el fuego te hace prender los palos. Es una realidad grave.
-Claro, son todos campos con pasto seco.
-Así es. A diferencia de lo que pasó en algunos campos de Córdoba donde está la ley de ordenamiento territorial, que prohíbe trabajar bajo el monte. La gente que falseó la ley e hizo las picadas para retacear el fuego, tiene los campos verdes, no se le quemó una hectárea. Es gente que hizo lo que se hace desde hace 80 años, lo que la ley prohíbe, y no se le quemo una hectárea. Entonces eso que dicen de que estamos protegiendo el fachinal, acá tienen un millón y medio de hectáreas de muestra.
-Que ahora hay que recuperar.
-Seguro. Hay zonas que donde llueva, la vegetación de abajo va a venir, viene pasto verde. El Caldén hay que ver hasta donde le llegó el fuego. Y las obras materiales agarrate, porque eso no lo vas a recomponer así nomas. Sobre la ruta 22 se quemaron 60 km de alambre. Los dos lados son 120 km. Siete hilos, un poste cada varilla, quién lo va a poner. Un ternero cada 70 metros es lo que cuesta.
-Hay que ver la forma de tener más verde.
-Claro. Y para eso habrá que legislar nuevamente. Nosotros vamos “con el cuchillo en la panza” con este tema y vamos a intentar llevarnos puesto al que se ponga adelante. Ayer en La Adela, un paisano de 78 años me dijo: “¿Por qué no nos dejan hacer lo que hacíamos desde que éramos chiquitos? A nosotros nunca se nos quemó una hectárea. Ahora tenemos legua y media echa carbón”. El productor grande hace todo lo que tiene que hacer, paga la multa, pone un recurso de amparo y a la miércoles todo. Siempre es el chiquito el que cumple. Hoy el fuego nos tocó a nosotros, el año pasado les tocó a ustedes, el otro año le toca a otro. El fuego es el fuego. Ayer me decían que entre el pasto seco de la otra campaña venía el pasto verde. Todos sabían que a la primera chispa iba a saltar todo al diablo. La culpa no es del rayo, no es del viento, la culpa es del mal manejo. Esto pasa. No te pasa los años de seca porque no hay pasto.
-Ahora está llegando algo de ayuda.
-Si, por suerte del Ministerio de Agroindustria se acercaron y la provincia está haciendo lo propio. Conseguimos activar el mecanismo del Ejército Argentino porque los fletes para traer alimento cuestan una fortuna, traer un rollo de General Pico vale más el flete que el rollo. Todo el mundo se hace el solidario y todo macanudo. Pero yo no quisiera estar en el cuerpo de estos productores. Ayer repartían ¡un rollo por productor! El mecanismo recién empieza, estamos evaluando. Pero estamos en enero, con riesgo de más incendios. Anoche acá cayó un chaparrón, espero que haya caído por allá. Para aplacar un poco. El caldén es como un algarrobo y queda hecho brasa que dura, queda prendido. El poder calorífico es tremendo. Es como un quebracho prendido fuego, no se apaga más.
-Tiene que declararse la emergencia agropecuaria.
-Las provincias de La Pampa y Río Negro dictaron la emergencia agropecuaria. Estamos hablando con Hugo Rossi, de la Nación, a ver que ayuda dispara, vos sabes que es poco, pero dispara la posibilidad de la ayuda de los camiones que vienen de un lugar que se llama Centro de Logística para Emergencia y Desastres, pero si no está declarada la emergencia no se disparan los camiones. Son procesos que se tienen que dar para que se disparen los gatillos de la emergencia. Buryaile nos está apoyando para que salga la nacional.
-¡Qué nos dice del rabino Bergman, ministro de Ambiente?
-Estuvo en la zona. Debo reconocer que no tenemos un buen diálogo con él, vino a estar con los bomberos y no estuvo con los productores. Yo no le voy a enseñar a un rabino qué es lo que tienen que hacer los productores y los bomberos, estamos todos en el quilombo, nadie es más importante que el otro. Yo creo que los mecanismos de ayuda están puestos, entre paréntesis es un año político y hay mucho tipo dando vuelta y sacando fotos.
-El sector también está movilizado.
-Tengo que rescatar que el 99% de las reuniones por el tema incendios se llevan adelante en la rural de La Adela y en la rural de Río Colorado. Las dos están muy activas. El intendente ayer recibió a 80 intendentes pampeanos que fueron a brindar solidaridad, vinieron de Realicó, de General Pico, y van a las entidades. Antes eso no pasaba, no iban ni a dos cuadras. Ahora vienen todos. Cuánto hay de politiquería, no lo sé. Pero todos prometieron algo de postes, de alambre, etc. En esta situación todo es bienvenido, yo no le digo que no a nadie y agradezco todo. Pero agradezco que haya cambiado el clima, nos agarraba el anteaño pasado y nos quedábamos todo con carbones.
-También trabajan con las inundaciones.
-Así es, en estos días tenemos mesa y consejo de CRA, para tratar las inundaciones en Córdoba y Santa Fe. Es tremendo porque volvemos a fojas cero con lo de abril. Hay que ver qué obras hacemos fundamentalmente y cómo salen. Hay que ver con los productores cómo salen, porque algunas estaban saliendo y volvieron las lluvias. Hay que ver cómo seguir.

PUNTAL TRANQUERA ABIERTA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *