El campo cordobés iría a la protesta por el alza tributaria

“Tenemos que ver qué nos dicen los productores”, dijo Marco Giraudo, presidente de Coninagro Córdoba, quien consideró que aceptar el aumento tal como está sería un “despropósito”

La dirigencia rural de la provincia de Córdoba analizará con las bases los pasos a seguir contra el aumento del 45 por ciento en el Impuesto Inmobiliario y analiza medidas de protesta.

A través de un comunicado, la Mesa de Enlace criticó la decisión del gobierno que conduce Juan Schiaretti.

La dirigencia agropecuaria de la provincia analizará con los productores la posibilidad de protestar contra la decisión de la Provincia de aumentar hasta 45% el Impuesto Inmobiliario Rural para el año próximo.

“La intención es ver qué nos dicen los productores. Si aceptamos esto, es un despropósito”, aseguró Marco Girau-do, presidente del Consejo Provincial de Coninagro, en alusión a la realización de asambleas con las entidades de base.

También se quejó por la medida en diálogo con NA el productor cordobés y expresidente de Coninagro Carlos Garetto, para quien la suba del “impuesto” sobrepasa “las posibilidades del sector”.

Giraudo participó el martes por la tarde, junto a otros integrantes de la Mesa de Enlace Provincial, de una reunión con los ministros cordobeses de Finanzas, Osvaldo Giordano, y de Agricultura, Sergio Busso, con la finalidad de conocer los alcances de la medida impositiva.

“Fue un encuentro unilateral, en el que la Provincia hizo hincapié en el aumento, pero nada se explicó acerca de los criterios adoptados para revaluar y para definir el índice de productividad”, sostuvo Giraudo.

En tanto que, disconformes con el abordaje de la reunión, los productores se retiraron del encuentro: “No queremos cortar el diálogo, pero necesitamos que se revea lo previsto en el proyecto de presupuesto”, manifestó Giraudo.

En los próximos días, la Mesa de Enlace cordobesa tiene previsto reunirse con legisladores para interiorizarlos sobre el impacto que tiene el aumento en la actividad.

A través de un comunicado firmado por los presidentes de Cartez, la Confederación de Asociaciones Rura-les de Córdoba y San Luis, Gabriel De Raedemaeker, y de Coninagro, Girau-do, la Mesa de Enlace dejó sentada su posición en relación a las diferencias con el gobierno provincial.

Los productores sostienen que el sector viene de un año en el cual el clima puso en emergencia agropecuaria a buena parte de la provincia, con lo cual afrontar un aumento de 45% en el impuesto rural resulta imposible.

El director nacional de la Sociedad Rural Argentina en Córdoba, Alejandro Ferrero, también manifestó que existe mucho malestar entre las bases, debido a la magnitud que tiene el aumento en el impuesto.

Schiaretti

Por su parte, en las últimas horas, Schiaretti salió al cruce y planteó que en Córdoba el campo seguirá por debajo de lo que se paga en Buenos Aires, Santa Fe y Entre Ríos. “El año que viene, Córdoba seguirá teniendo los impuestos más baratos para el campo respecto a Buenos Aires, Santa Fe y Entre Ríos y también el valor de nuestros campos son inferiores en la tasación fiscal respecto a las tierras de estas provincias”, expresó.

En tanto, el comunicado de la Mesa de Enlace provincial puso de manifiesto su preocupación ante la actitud del Ejecutivo cordobés y denunció que la “única e invariable respuesta es la imposición de un incremento tributario, desatendiendo las advertencias, pedidos, reclamos y propuestas del sector”.
“Sería algo desmedido”

El ministro de Agricultura de Córdoba, Sergio Busso, consideró ayer que una movilización de protesta en contra del aumento del Impuesto Inmobiliario sería “algo desmedido” porque se trata de un incremento “racional y gradual”, que mantiene al gravamen por debajo todavía de lo que cobran otras provincias.

“Nos pareció razonable destrabar una situación que venía de 1993, por eso tomamos a Marcos Juárez, donde una hectárea estaba valuada en $2 mil y la llevamos a $30 mil, cuando en Pergami-no está hoy en $38 mil pero con el 38% superará los $50 mil”, afirmó, para destacar que, además, este revalúo no se trasladará al impuesto, que en promedio tendrá un alza del 35%. “A nadie le gusta pagar impuestos y menos que se aumenten, pero nos pareció bastante razonable y entiendo que no es lo que más preocupa a los productores y mucho menos a los que están complicados por las inundaciones”.

Para Busso, la situación de los caminos es mucho más importante y en esto deben seguir trabajando productores y Gobierno. “No hay que olvidar que en el Presupuesto hay $5.000 millones para obras de infraestructura, cuando el campo pagará apenas $2.000 millones, de los cuales unos 300 millones se coparticiparán con los municipios y otros 70 millones se destinarán a premiar las buenas prácticas agrícolas”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *