Inicio Sección Destacada Maní: preocupa el impacto social y económico de las pérdidas

Maní: preocupa el impacto social y económico de las pérdidas

La difícil situación por la que pasa la región por la falta de lluvias fue uno de los temas centrales del 8º Circuito del Maní. Se perdería el 34% de la producción y faltaría grano para la exportación

A pesar del éxito logrado en materia de público y de participación de funcionarios nacionales y provinciales, las consecuencias de la sequía tanto para los productores cuanto para la industria, fueron el tema central de todas las conversaciones en el 8º Circuito del Maní realizado este miércoles en General Deheza.

Los productores de la zona respondieron entusiastamente a la convocatoria del INTA y del Centro de Ingenieros Agrónomos de General Cabrera y Zona, al punto que al mediodía del sábado en el acto central había casi 800 personas. Y en lo político, se contó con la inédita presencia del ministro de Agroindustria de la Nación, Luis Miguel Etchevehere, y de su par provincial, Sergio Busso, quien llegó acompañado por los ministros de Industria y de Ciencia y Técnica, Walter Robledo y Roberto Avalle. También estuvo el ingeniero Juan Cruz Molina, presidente del Centro Regional Córdoba del INTA.

Los funcionarios recorrieron las principales plantas industriales de General Deheza, como parte del Circuito, visitaron la muestra estática de  maquinarias e insumos, y observaron las demostraciones de arrancado de maní  y otras tareas realizadas en un lote anexo a la exposición. Todos coincidieron en destacar la importancia del Circuito y de la agroindustria manisera, a la que calificaron como “señera y ejemplar”, en tanto que los ministros Etchevehere y Busso aseguraron que el Estado ayudará rápidamente a los productores afectados por la sequía, no bien se decrete la situación de emergencia y/o desastre agropecuario.

Según estimaciones de la Bolsa de Cereales de Córdoba, las pérdidas de producción de granos alcanzarán al 34%, si se comparan las 547.700 tn que por el momento se esperan recoger, frente a las 825.500 tn de la campaña 2016/17. Aunque quedarían sin cosecharse apenas 20 mil de las 340.500 hectáreas sembradas, las mayores pérdidas provendrían del 40% de caída que están teniendo los rendimientos de maní en caja. Sólo teniendo en cuenta el valor industrial del grano, los ingresos de los productores se reducirían en más de 1.000 millones de pesos y la cifra crece exponencialmente si se tienen en cuenta los valores de exportación luego del proceso industrial.

Preocupación

En tal sentido, el ministro Sergio Busso dijo a PUNTAL Tranquera Abierta que en el Circuito estuvo conversando con la gente de la Cámara del Maní y de la Fundación Maní Argentino, y con Roberto Urquía (AGD), sobre la preocupación existente en el sector, ya que el nivel de pérdidas esperadas es “muy importante”. Sin embargo, afirmó, “este Circuito de Maní nos está diciendo que los productores, los integrantes de este verdadero clúster, están pensando más allá de esta adversidad, que esta coyuntura no los va a doblar. Acá se ha visto una voluntad de seguir pensando en el futuro, de ir mejorando, de seguir buscando nuevos mercados internos y de mejorar la calidad del maní, la sanidad, la genética, las BPA (buenas prácticas agrícolas) con el uso de suelo, donde se pueda definir dónde hay que hacer maní y dónde no, nos está enseñando a tener una voluntad en esta producción que tiene más de 300 mil hectáreas y una enorme voluntad productiva y de transformación”.

Ante la consulta sobre la probable falta de maní para la industria y la exportación, el ministro Busso dijo que no lo podría “decir con certeza, pero puede haber algunos inconvenientes”. Reconoció al respecto que la industria manisera está preparada para trabajar al máximo, se había sembrado más que el año pasado –cuando hubo una cosecha récord- y el producto tiene un gran mercado. “El maní argentino y el cordobés, sobre todo, son requerido por más de 100 países, entonces tendría que estimar que va a ser difícil poder cumplir con los compromisos. También va a suceder un rebote en precios, porque la falta de oferta va a empujar a la demanda y mejorarán las cotizaciones, como ya lo vimos en otros cultivos como la soja y el maíz. Esa situación se va a dar”, puntualizó.

El INTA

La licenciada Mariela Monetti, a cargo del INTA General Cabrera, reconoció también que seguramente la industria se verá afectada este año, porque toda la zona está muy afectada por la sequía. “Pero bueno, el maní se siembra también en otras zonas donde si bien no fue el mejor año tuvieron buenos rendimientos. Esta es la peor zona”, enfatizó.

Dijo también que hay algunas empresas que ya comenzaron con las tareas de arrancado, que se ven afectadas por la dureza de la tierra. “Si el suelo está muy compactado no sale la planta, se desprende o sale con cascotes, tiene complicaciones”.

Los agrónomos

Por su parte, el ingeniero Alberto “Chatin” Moressi, presidente del Centro de Ingenieros Agrónomos de General Cabrera y Zona, agradeció que pesar de la situación del cultivo en esta zona, el Circuito haya tenido el apoyo de todas las empresas agroexportadoras, las proveedoras de insumos y de maquinarias.

Advirtió Moressi que no será un año fácil. “Habrá que ver qué se termina de juntar y con qué calidad. Por suerte la industria está preparada para procesar de la mejor manera posible los maníes que puedan venir del campo. Pero no es fácil de predecir en lo inmediato si faltará maní”, afirmó.

Dijo al respecto que hoy es difícil cuantificar las pérdidas, “algunos informes de fuentes oficiales decían que solo un 40% de área estaba en condiciones buenas y el resto de regular a mala, por eso hay que ver cómo se termina la cosecha. Hay zonas que necesitarían una lluvia para recuperar la productividad del cultivo en sí, para poder hacer la tarea del arrancado”.

“Si bien entendemos que la situación es difícil y las pérdidas van a ser importantes, todavía falta terminar cuánto maní se va a recuperar y además qué calidad de maní se va a recuperar”, concluyó.

Cerutti

José Cerutti, de C&S Agro, consideró que si faltara maní para cumplir con las obligaciones de las empresas, se verán importantes diferencias entre la performance de las más grandes, que cuentan con sistemas de frío para la conservación del maní, y de aquellas que no tienen ese beneficio.

En cuanto a las perspectivas para este año, Cerutti dijo que será “muy duro, aunque por suerte todos hemos trabajado muy bien en la campaña anterior. El 2017 fue un año muy bueno, donde vendimos toda la producción, algo que hasta ahora sólo ocurre cíclicamente una vez cada diez años”.

El empresario se mostró muy satisfecho con el resultado del Circuito, ya que recibió muy buenos comentarios sobre la fábrica de cosechadoras Amadas y sobre las maquinarias expuestas en los stands de C&S Agro.

PUNTAL TRANQUERA ABIERTA

 

 

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here