Destacan logros del accionar público y privado en Córdoba

El despedir el año en compañía de la dirigencia ruralista, el ministro Busso agradeció la predisposición para el trabajo conjunto de productores y otras áreas del Gobierno en temas como infraestructura, conservación de recursos y buenas prácticas

El ministro de Agricultura y Ganadería de Córdoba, Sergio Busso, manifestó su satisfacción por concluir otro año de trabajo fructífero con otros ministerios provinciales y con los representantes de las entidades que conforman la Comisión de Enlace regional. Gracias a ese trabajo, explicó, se ha podido concluir un segundo año de Buenas Prácticas Agropecuarias (BPA), poner en marcha los consejos regionales de conservación de suelos –e inaugurar algunos consorcios más-, implementar el consorcio único de pavimentación de caminos rurales, mantener y mejorar los consorcios camineros y canaleros, entre otras iniciativas superadoras, como experiencias en materia de seguros multirriesgo contra fenómenos extremos como las inundaciones y las sequías.

La despedida del año consistió en una distendida reunión llevada a cabo en la ciudad de Córdoba, con la participación de representantes de las entidades que conforman la Comisión de Enlace, como el presidente de Coninagro Córdoba, Alejandro Butiero; Agustín Pizzichini, director de FAA; Gabriel de Raedemaeker, presidente de Cartez, acompañado de su vicepresidente, Javier Rotondo; en tanto que por la Sociedad Rural Argentina participaron su director Alejandro Ferrero y la delegada por Córdoba Albina Aluet. Busso estaba acompañado por los secretarios de Agricultura, Marcos Blanda, y de Ganadería, Olden Riberi; el responsable de Fiscalización y Control, Martín Gutiérrez; el director de Desarrollo Agropecuario Sostenible, Francisco Iguerabide, y el subsecretario de Infraestructura Rural, Edgardo Bustamante, entre otros funcionarios. Se encontraban presentes también el director del Consejo Regional Córdoba del INTA, Juan Cruz Molina; el presidente de la Bolsa de Cereales de Córdoba, Juan Carlos Martínez, y su antecesor, Luis Macario, y el vicepresidente de FIFRA y director ejecutivo de AFIC, Daniel Urcía, entre otros destacados empresarios y periodistas de los medios de comunicación más importantes de la provincia.

Al presidir el brindis, el ministro Busso destacó la importancia de poder despedir el año entre amigos y que entre ellos se encuentren precisamente quiénes son sus principales interlocutores, los miembros de la Comisión de Enlace de Entidades del Campo de Córdoba. “Por supuesto que lo hacemos sabiendo que hay diferencias entre nosotros, porque todos tenemos distintas responsabilidades. Ellos deben defender los intereses del sector y  nosotros nos diferenciamos porque siempre tenemos que tener una mirada mucho más general. Pero a mí me parece que esas diferencias son las que enriquecen nuestra relación y favorece la discusión que mantenemos sobre los distintos temas”, afirmó, para añadir que hoy también permite sentarse a ver qué cosas hicimos bien, qué hicimos mal.

“Este análisis es sumamente importante para saber si estuvimos a la altura de las circunstancias, para ver si tuvimos respuestas rápidas a los problemas que así lo requerían. Tenemos una sociedad muy demandante y que está sufriendo por la existencia de mucha desigualdad entre sus componentes. Y a veces esa sociedad no valora lo suficiente al campo. Se cree que sólo le interesa el rédito económico, y nosotros sabemos que eso no es así. Como bien lo dijo nuestro gobernador en la entrega de beneficios por BPA (ver más adelante), el campo es el único sector del capitalismo que es capaz de generar oportunidades para el desarrollo de nuestra provincia.”, manifestó luego a PUNTAL Tranquera Abierta y al programa agropecuario Valor Agregado (AM 1010).

Destacó además que lo que más rescata de su función como ministro es “poder ser parte de la generación y puesta en marcha de ideas, porque muchas de las cosas que hemos podido encarar son fruto de inquietudes que nos hicieron llegar desde el sector productivo”.

Con respecto a algunos de los plantes desarrollados en estos tres años de gestión, como son los entes regionales de conservación de suelos, nuevos consorcios, el programa de BPAs y la ley agroforestal, Busso se mostró sumamente satisfecho porque Córdoba haya hecho punta en estos aspectos, así como lo hizo en su momento con la ley de agroquímicos, “porque somos conscientes de que los gobiernos provinciales no tenemos posibilidades de tomar medidas macroeconómicas, que permitan a alguien decidir en qué y cómo invertir, pero si podemos trabajar en aspectos que son determinantes para la actividad productiva, como es la infraestructura rural. Y eso ustedes como periodistas lo han cronicado miles de veces cuando hay problemas de inundación, de rotura de caminos, que no sólo impiden producir sino que perturban la vida en los campos y en los pueblos del interior”.

Explicó entonces que, en ese sentido, creen haber “puesto en valor” todo lo que realmente se puede hacer desde la provincia aunando esfuerzos con los ministerios de Obras Públicas, de Ambiente, con las direcciones de Agua y de Vialidad, para trabajar de manera coordinada y establecer políticas conjuntas. “Yo me acuerdo que antes, coordinar algo con alguna área del Gobierno, era toda una dificultad porque eran todos elementos estancos. Ahora, en cambio, entendemos que el gobierno es uno solo y fuimos trabajando en forma coordinada para buscar soluciones que atenuaron las consecuencias de las contingencias climáticas y de falta de infraestructura. No se resolvieron definitivamente, porque hay mucho que hacer todavía”, puntualizó, para agregar que el productor ha valorado la presencia del Estado, la participación que han tenido “en el ida y vuelta que se estableció con las entidades, en la particularidad para la gestión de los recursos con los consorcios camineros, canaleros y de conservación de suelos, donde ellos tienen una gran participación y una gran responsabilidad también, cuando en otras provincias la gestión de los recursos sigue siendo netamente pública”.

Un año fructífero

“Todo esto hace que hoy terminemos un año en donde hemos podido hacer cosas, donde hemos puesto en marcha políticas públicas como las Buenas Prácticas, que son políticas transversales, que se pueden llevar a la práctica sin dificultad, como también hicimos con el seguro multirriesgo, donde pudimos llevar a cabo una experiencia piloto con la participación de AGD y de Sopapa 4. Fueron 30 productores los que pudieron comprobar cómo funcionan estos seguros derivados o de multirriesgo cuando se sufre una sequía o una inundación que los deja sin nada”, señaló. Y añadió que todos hemos visto muchas veces cómo estos fenómenos provocan grandes pérdidas y generan situaciones para las cuales el Estado no tiene respuesta: “Lo único que puede hacer es dar un diferimiento, pero el productor que perdió todo se queda sin nada”.

Destacó entonces que afortunadamente en Córdoba, el productor tiene cultura en la toma de coberturas, como ocurre en el caso del granizo, donde el 60% de los campos tienen algún tipo de cobertura. “Seguramente a esa cultura se puede acudir también en el caso de estos fenómenos más extremos, como son las inundaciones o la sequía, pero para eso hay que hacer este tipo de experiencias o planes pilotos”, concluyó.

Para Coninagro, fue un año “malo en lo productivo, bueno en lo gremial”

Alejandro Butiero, presidente de Coninagro Córdoba, consideró que este 2018 que concluye fue un año muy complicado, que cuando parecía que empezaba bien, con un enero promisorio, “ahí nomás se transformó en una sequía impresionante, comparable o peor aún que la de 2012. Y lo que zafó de la seca fue afectado por la piedra, y después tuvimos una humedad que afectó la cosecha. Por eso, la verdad, estamos gustosos de que este año vaya terminando”.

“En lo institucional y lo gremial, en cambio, hemos podido alcanzar algunos logros con la institucionalización de la Comisión de Enlace, y a través de los ministerios de Agricultura y de Obras Públicas, pudimos conformar el consorcio único para la pavimentación de caminos rurales, algo muy importante para el sector, ya que nos permitirá asegurar la transitabilidad de los caminos troncales y la salida de la cosecha”, afirmó, en diálogo con Tranquera Abierta en la despedida del año organizada por el Ministerio de Agricultura y Ganadería de Córdoba.

En cuanto a la situación del movimiento cooperativo agropecuario que forma parte de Coninagro, Butiero consideró que también está en una buena situación. “Yo cuando veo que los números no les dan tan mal, que tienen pérdidas del 10% al 15%, porque la seca nos pegó a todos, los felicito. Yo les digo: muchachos, los felicito, porque son balances formidables para el año que hemos tenido”, precisó, para añadir que también fue “espectacular” el año que tuvo la Asociación de Cooperativas Agropecuarias (ACA), por los dividendos que ha dejado ACA Bio y los buenos dividendos de otras endidades que la conforman y “teniendo en cuenta que ha recibido un premio a la innovación tecnológica por la recuperación de productos que vienen de envases y lo que es silo bolsa, hicieron un cambio tecnológico de 360 grados”.

Se refirió también Butiero a la necesidad de contar con una buena ley de semillas porque tenemos un sistema productivo que se vuelve cada año más complejo y que será muy difícil de sostener sin la tecnología adecuada. “Esa ley debe determinar cómo vamos a disponer de esa semilla y cómo la vamos a manejar. Y por supuesto que tenemos que trabajar con buenas prácticas agropecuarias, con un buen manejo de fitosanitarios y de suelos, que además tenemos que mantenerlos en buenas condiciones de fertilidad y productividad”, enfatizó.

Con referencia a lo elevado del Impuesto Inmobiliario Rural, que este año volvió a generar discusiones al momento de la discusión del Presupuesto provincial, Butiero consideró que hay que someterlo a un análisis FODA, de fortalezas y debilidades. “Ya les hemos dicho a los ministros, no sólo al de Agricultura sino también al de Economía o Finanzas, que estamos muy por encima de nuestras posibilidades, sobre todo después del año que tuvimos. Eso en cuento a debilidades, pero por el otro lado, tenemos la fortaleza que sabemos que mucho de ese dinero irá a reparticiones vinculadas con el sector. Irán a consorcios camineros, de conservación de suelos, a los canaleros, a las BPA. O sea que no serán sólo para rentas generales sino que tendrán un destino definido. Y eso está bueno porque vuelve al sector”, concluyó el dirigente de Coninagro.

“El productor sigue apostando al futuro”, dice Ferrero

Para Alejandro Ferrero, director de la Sociedad Rural Argentina, el que concluye fue un año muy complicado en lo climático y en lo económico, pero el productor sigue adelante, apostando al futuro. “El negocio de la carne tiene muchas perspectivas, en los últimos tiempos se han abierto algunos mercados y eso nos permitirá estar mejor en un tiempo”, afirmó.

Mencionó Ferrero que le dijo al gobernador Schiaretti en la entrega de los beneficios por BPA:“En esta gente están nuestras esperanzas para sacar al país de la pobreza  y terminar con las villas miserias, porque el campo genera trabajo, federalismo y arraigo. Varios países del mundo quisieran tener un campo pujante como el argentino. Falta ajustar algunas cosas o alinear los patitos, y eso en algún momento va a pasar porque tenemos un país maravilloso. Yo levanto una copa de esperanza por un mejor 2019”.

“Yo entiendo a la provincia, que tiene sus gastos, que tiene que administrar para todos, pero como dijimos en otra nota anterior, la capacidad contributiva del productor agropecuario está colapasada. Este es nuestro último esfuerzo. Entendemos que la provincia tiene que hacer obras, mantener su estructura y asegurar salud y seguridad, pero el productor no da más. Hacemos un esfuerzo, el último, porque vemos que tenemos que salir todos juntos, pero ya no damos más”, mencionó el dirigente ruralista.

Finalmente, Ferrero manifestó que “lo que también nos preocupa muchísimo es la falta de financiamiento, porque con los problemas que tuvimos por lo climático, muchos productores necesitan del crédito, pero las tasas que se piden son usurarias. Son imposibles de pagar. Hoy por hoy, eso es lo que más nos preocupa. No vemos lógico tampoco que el Gobierno quiera llegar al déficit fiscal cero aumentando impuestos. Nosotros hacemos nuestro esfuerzo pero la clase política tiene que hacer lo suyo reduciendo el gasto público, si no será imposible salir de esta situación”.

Para Pizzichini (FAA), “lo peor  son las retenciones al maíz”

Agustín Pizzicchini, director de FAA, manifestó en la despedida del 2018 que los productores están “esperando que nos vaya un poco mejor, al menos desde el punto de vista climático, para que tengamos una buena cosecha, a pesar que los números, al productor no le dan por la elevada presión impositiva”.

“Lo que a nosotros nos matan son las retenciones a las exportaciones de granos y más que nada, las retenciones al maíz”, afirmó, para añadir que el maíz es un producto distribuido federalmente, hacia el interior. “Si le sacaran las retenciones al maíz, la riqueza se distribuiría rápidamente, no sólo en cerdos o en aves, sino también en bioenergía, en muchos productos. En cambio la soja sólo va para afuera”.

“Yo quiero recalcar eso porque por ahí los productores puteamos porque aumentaron mucho el Impuesto Inmobiliario, pero en realidad, en lo que realmente hay que fijarse es que el Gobierno nacional se lleva muchísima plata y no vuelve nada. Y no pretendemos que no se lleven nada, sino que los pueblos del interior se desarrollen sin trabas”, puntualizó.

A su juicio, las autoridades nacionales tienen que tener una mirada federal, “no solamente hay que mirar para afuera para exportar, sino también hacia el interior, a las economías regionales. No matar a la gallina de los huevos de oro, que es la que nos da de comer. Entonces cuando reclamamos, lo hacemos porque vemos que hay muchísimos productores que quedan en el camino y desde las entidades no podemos hacer nada. Y este Gobierno está enfocado en la exportación, pero sólo se exporta el 20% y el resto se vende en el consumo interno. Por eso hay que cuidar al interior, porque los pueblos del interior son los que le dan vida a este país”.

Un buen año para la unidad gremial del campo cordobés

Gabriel de Raedemaeker, presidente de Cartez, consideró que está concluyendo un año complicado en todos los sentidos: financieramente, climáticamente y productivamente. “Menos, diría, institucionalmente. Porque es un año donde en Córdoba hemos construido mucha institucionalidad desde las entidades gremiales que representamos a los productores. Para esta Navidad tenemos algo que aún no se ha anunciado pero que ya existe formalmente y hasta con personería jurídica la Fundación Instituto de Investigación de la Comisión de Enlace de Entidades Agropecuarias Regional Córdoba. Esta es la única fundación que le otorga a un núcleo  de la comisión de enlace una personería jurídica y deberíamos considerarlo un hito desde lo institucional. Un antes y un después en la vida gremial de Córdoba”.

A su juicio, uno de sus primeros frutos en lo institucional es haber superado algunos preconceptos existentes –sobre todo a nivel nacional- y que todavía separan a las cuatro grandes entidades gremiales del campo. Y por otro lado es el germen de un ente de investigación y de propuestas de políticas públicas que partan justamente del sector productivo agropecuario. “Podemos generar nosotros mismos la información necesaria para determinar, por ejemplo, el real impacto del sistema tributario sobre cada rubro productivo en la región”.

“Si esto se logra también a nivel nacional no lo sabemos, ya que hemos tenido bastante resistencia o desconfianza en nuestras propias entidades madres, con respecto a las posibilidades de conformación de esta fundación a nivel provincial. Ojalá se avance en ese sentido, porque no tenemos ninguna duda de que el gremialismo en serio surgirá cuando podamos tener una sola entidad que represente a todas las voces del sector. Es un anhelo y en Córdoba estamos mucho más cerca”, concluyó De Raedemaeker

JORGE VICARIO. TRANQUERA ABIERTA