“Fue una experiencia fantástica, pero es muy desgastante”, dice Javier Rotondo

Javier Rotondo deja la presidencia de la Sociedad Rural de Río Cuarto en un momento difícil para el sector agropecuario, con una altísima carga tributaria en todos los niveles estatales, incertidumbre política y con cuestiones sin resolver como la liquidación del Impuesto Inmobiliario Rural y una audiencia aún no concretada con el gobernador Juan Schiaretti. “Me hubiera gustado que nos pudiéramos reunir no sólo por lo tributario sino también por otros temas pendientes. Tampoco creemos que haya sido de mala fe que no nos pudo recibir. Serán cuestiones de agenda, lo electoral se vive de una forma frenética y diferente en Argentina, estaba el cierre de listas, el fin de año, pero esperemos que pueda concretarse”, afirmó.

Consideró que entre los temas pendientes está el destino de los fondos sobre infraestructura del impuesto inmobiliario. La famosa comisión que se iba a conformar no para tener el manejo  sino una auditoria y ayudar al gobierno en el destino de los fondos. También que las entidades puedan tener en el consejo asesor de Vialidad Provincial un cuarto vocal que es importante para tener un nexo directo con la dirección de caminos rurales, poder tener mayor injerencia en los hechos. “Hay situaciones como las que hemos tenido en Oliva, la zona de Villa María que está con serios problemas porque ha llovido 300 mm y así no estar atrás siempre de los problemas”, precisó.

Otro tema importante para plantear en la agenda, es la Ley de Bosques que es algo que preocupa mucho y tiene muchos años de idas y vueltas y de retraso. “Córdoba está fuera de  la ley nacional que establece presupuestos mínimos en lo ambiental. Así hay un cepo ambiental muy grande para pequeños productores que hacen ganadería silvopastoril de supervivencia y hoy están en una situación compleja”.

“Y después otro tema es seguir y adherir con algunos aspectos que se están trabajando que nos parecen bien del gobierno como las BPA, tener una agenda abierta y llana para poder seguir trabajando con el gobernador para trabajar en el futuro”, destacó.

En cuanto al saldo de su gestión, dijo que “uno es muy exigente y me hubiese gustado avanzar en muchos aspectos. En general, ha sido una experiencia fantástica, me voy muy feliz. Fue muy lindo pero es una actividad desgastante porque esta entidad tomo un vuelo importante, a nivel nacional, no solo provincial. Somos referencia en una parte importante del país”.

“Creo que me voy con la satisfacción de haber cumplido. Podríamos haber mejorado muchas cosas, pero creo que hemos logrado algo que no es de mi autoría, sino de dos presidencias anteriores, las de Echenique y Bagnis, que es esta apertura más allá del sector, es poder interactuar con otros sectores como lo hacemos Consejo Económico y Social, la posibilidad haber interactuado en los grupos de las BPA de Río Cuarto, donde fuimos pioneros antes del programa cordobés, lo mismo que en los consejos de suelos. Ha sido muy positivo en eso y uno se va conforme”.

De todas maneras, aclaró, “uno no se termina de ir nunca”. Se termina esta etapa pero seguirá en Cartez y participando en CRA, además de acompañar a Tonello en el cargo de vocal, “colaborando en lo que se pueda”.

PUNTAL TRANQUERA ABIERTA