La ganadería de cría sigue en “modo supervivencia”

Los criadores bovinos siguen en estado de supervivencia a la espera de la próxima explosión de precios, mientras se repite la dinámica registrada una década atrás con el agravante de la presión exportadora.
En el primer semestre de 2019 la industria frigorífica argentina produjo 1451 millones de toneladas res con hueso de carne vacuna, una cifra 3,6% menor que la registrada en el mismo período de 2018.
“La caída de la producción de carne vacuna fue producto principal de la retracción del número de animales faenados y, en menor medida, de la caída del peso promedio de la res faenada”, indicó el último informe mensual de la Cámara de la Industria y el Comercio de Carnes y Derivados de la República Argentina (Ciccra).
En enero-junio de 2019 las hembras llegaron a representar 50,1% de la faena total y se trata del nivel más elevado de los últimos treinta años, según consignó el reporte.
“Durante la fase contractiva anterior, las hembras habían alcanzado una importancia de 49,5% (primeros semestres de 2008 y de 2009)”, advirtió Ciccra.
La liquidación de vientres registrada entre 2008 y 2009 generó, a partir de 2010, un alza significativa del valor de los vientres cuando los mismos pasaron a convertirse en un bien escaso.
Un factor adicional es que, a diferencia de la coyuntura presente una década atrás, en la actualidad la demanda de vacas se encuentra muy firme debido a las crecientes exportaciones cárnicas destinadas a China.
“Las exportaciones de carne vacuna habrían ascendido a 332.900 toneladas res con hueso en el primer semestre, resultando 44% mayores a las de la primera mitad de 2018, mientras que las entregas al mercado interno se ubicaron en 1.12 millones de toneladas res con hueso, quedando 12% por debajo de las registradas en enero-junio de 2018”, resaltó el análisis de Ciccra.
En el último remate del mercado ganadero televisado Rosgan, realizado a mediados de junio pasado, el precio promedio negociado de las vacas con garantía de preñez fue de 21.853 pesos, una cifra 9,2% inferior a la media de junio de 2018 medida en valor maíz disponible Rosario.
La ausencia de financiamiento a tasas de interés razonables está obligando a una proporción importante de criadores a liquidar parte de su stock bovino para poder afrontar gastos corrientes luego de la descapitalización registrada en 2018 por el impacto combinado de la sequía más la devaluación del peso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *