Un incendio intencional en campo del vicepresidente de CRA afectó a 35 hectáreas de cultivos

Gabriel de Raedemaeker confirmó que fue intencional el siniestro que afectó 30 hectáreas de maíz y 5 de trigo en un establecimiento ubicado en Oliva. Dijo que se originó unos 30 metros dentro del lote y que vieron algunos desconocidos deambulando por el lugar.

 

El vicepresidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Gabriel de Raedemaeker aseguró que fue intencional el incendio que afectó a 35 has. de cultivos de trigo y maíz en su campo ubicado en la localidad de Oliva.

El dirigente sostuvo: “Fue absolutamente intencional porque el fuego arrancó 30 metros adentro del lote y vieron algunos jóvenes desconocidos deambulando en bicicleta por el lugar”.

El fuego que se abatió sobre 5 hectáreas de trigo que estaban naciendo y 30 de maíz  “fue controlado”.

Sobre lo sucedido la entidad difundió un comunicado con el título “No nos van a amedrentar” en el que afirma que “la rotura de silobolsas, el abigeato, asesinatos de productores, e incendios intencionales, desde CRA los venimos denunciando y cada vez con más frecuencia”.

“Quizás algunos enajenados crean que con estos actos vandálicos taparán la realidad, sepan que tarde o temprano la verdad asoma irrefrenable”.

“Instamos al Poder Ejecutivo Nacional a manifestarse, garantizando a sus ciudadanos el libre ejercicio de sus derechos democráticos, para que reclamar sea un derecho de todos y no la potestad de unos pocos protegidos”, sostiene CRA.

“Tiene que primar el diálogo, y debemos salir de esta lógica de enfrentamiento para evitar una escalada mayor y recrudecimiento de estos hechos”.

“Queremos vivir en democracia y expresarnos con libertad, sin aprietes, sin violencia y con justicia, hoy la víctima es nuestro vicepresidente, Gabriel de Raedemaeker, si el Gobierno no actúa, mañana seremos todos”, sentenció.

Lo sucedido se suma a la rotura intencional de silobolsas en localidades productivas, las que  dieron motivo para que CRA difundiera un comunicado en donde sostenía “en estos días asistimos a un creciente número de casos de roturas de silobolsas en distintos lugares del país, hecho que no es nuevo, pero que en determinado momento recrudece y parece estar estrechamente vinculado a un odio ideológico hacia el campo que encuentra su canalización en romper silobolsas para expresar su locura y violencia”.

“Paradójicamente de los cientos de casos ocurridos en estos años no conocemos un solo hecho esclarecido, identificados sus responsables y condenados por la justicia, este punto resulta central, muestra una justicia paralizada, incapaz de proporcionar mínimamente una respuesta ante fenómenos que se acrecientan y lo seguirán haciendo en la medida que no reciban su castigo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *