El estado de los caminos, el tema que preocupa por Río Cuarto

La tormenta de lluvia, viento y granizo que se abatió sobre la región el último día de enero causó importantes daños en lotes con cultivos de verano, sobre todo maíz, en una franja que abarcó desde el sur de Holmberg, pasando por campos de Achiras y Las Albahacas, hasta llegar a la zona de Alpa Corral. Así lo informó la ingeniera agrónoma Alejandra Canale, jefa de la agencia de extensión y experimentación del INTA en Río Cuarto, quien no obstante destacó la evolución de los distintos cultivos en el resto del departamento, lo que permite avizorar una buena cosecha, tal como ocurriera el año pasado, y buenas condiciones para la siembra de pasturas y de trigo, en el comienzo de la campaña 2017/18. Este panorama se ensombrece por el estado de los caminos que impiden la normal realización de las tareas agrícolas y que podrían complicar la recolección de la cosecha.
“Podemos afirmar que a nivel regional, el departamento Río Cuarto se considera privilegiado con respecto a otros de las zonas sur y este que tienen serios problemas de anegamiento e inundaciones”, afirmó la profesional, quien manifestó que de continuar este panorama la entrada al otoño 2017 será similar a lo acontecido en el año anterior, presentando una recarga muy buena del perfil del suelo y permitiendo planificar las rotaciones de pasturas o cultivos invernales con éxito, acompañado de una cosecha para la campaña agrícola con rendimientos superiores al promedio.
Sin embargo, advirtió que los campos bajos continuarán con dificultades por encharcamientos y la mayor preocupación en toda el área radica en el estado de los caminos rurales, que en este momento se encuentran en malas condiciones y muchos de ellos intransitables lo que dificulta para llegar a los mismos y sacar la producción.
Explicó la profesional que al igual que la campaña anterior la ruta Nº35 permite trazar una línea imaginaria donde hacia el oeste las precipitaciones han acompañado el buen desarrollo de los cultivos estivales y de las pasturas. Se finalizó el año 2016 con un diciembre que en algunas zonas se apreció una leve sequía que posteriormente se revertió con las lluvias intensas de la segunda quincena de enero que han provocado principalmente aumento en la erosión hídrica, de lotes y caminos y alguna caída de granizos que perjudicaron en forma aislada.
Al este el panorama cambia agudizado por los excesos hídricos del 2016 y las lluvias del mes de enero 2017 condicionando los trabajos agropecuarios por caminos intransitables, “falta de piso” y napas que se han elevado considerablemente sumado a algunos lotes encharcados.

Estado de los cultivos

La ingeniera Canale elaboró un informe donde expresa que los maíces sembrados en forma temprana progresan en las etapas de llenado de grano y maduración, algunos han sido afectados por la leve sequía de diciembre y fuertes vientos que han provocado vuelcos. Los de siembra intermedia promedian su floración mientras que los tardíos aún atraviesan las últimas etapas vegetativas. En cuanto al estado sanitario es muy bueno, se han reportado muchos problemas de cogollero y roya en algunos lotes.
Soja de primera, en estadios de R3 en adelante con muy buen desarrollo aunque por las condiciones climáticas estarían con riesgo de adquirir enfermedades de fin de ciclo, hasta el momento se visualizan presencia de Septoria y se han realizado controles fúngicos en lotes con destino a semillas. Algunos lotes se trataron químicamente para el control de oruga bolillera y militar tardía.
Soja de segunda iniciando etapas reproductivas.
Los pocos lotes de girasol culminando su maduración y próximos a ser trillados.
Los lotes de maní cerraron surco próximos a enterrado de sus frutos.
Las pasturas en base alfalfa con excelentes cortes y alta productividad de materia seca, se han destinado para reservas forrajeras.
Los trabajos de barbechos para la siembra de verdeos invernales ya están en marcha.
Finalmente, la jefa del INTA invitó a continuar trabajando la problemática hídrica y edáfica en el Consejo Regional de Conservación de Suelos del departamento Río Cuarto, que en estos últimos meses se viene reuniendo con productores para analizar, visualizar e intentar conformar consorcios de conservación de suelos en La Brianza, Chucul y Gigena, “organización que estamos convencidos es necesaria para buscar soluciones conjuntas y de ordenamiento a nivel de cuencas”.

PUNTAL TRANQUERA ABIERTA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *