Magrini volvió a traer de Palermo una cucarda de gran campeón

 

Se trata de la gran campeona entre los caballos de Polo Argentino, galardón que obtuvo con “Taita Fácil T/E”, una hija de la mítica “Cuartetera” que el año pasado fuera elegida como la mejor yegua de la historia del polo

El haras “El Jarro”, propiedad del riocuartense Juan Cruz Magrini, obtuvo la cucarda de gran campeona Polo Argentino de la 132ª edición de la Exposición Rural de Palermo, en tanto que “Dolfina el Cucumelo” de La Dolfina SA, de Adolfo Cambiasso, fue consagrado gran campeón macho.

El hecho de que ambos reproductores provengan del sur de Córdoba, ratifica a la región como “la cuna” de la raza en la Argentina.

“Taita Fácil” fue elegida también como la mejor yegua con aptitud para el trabajo.

Sumamente contento por el nuevo logro de su haras, Juan Cruz Magrini resaltó que en esta raza la gran campeona hembra es mucho más importante que el macho y en este caso, su elección se produjo luego de competir a la par de la reservada de Don Ercole SA.

“La verdad es que se trata de una yegua sensacional, hijo de la “Cuartetera”, la yegua que el año pasado fue consagrada como la mejor yegua de la historia del polo y, por lo tanto, tiene muy buena genética”, afirmó Magrini.

Recordó que la “Cuartetera” ya fue retirada de las competencias y ha sido clonada varias veces, y “aquí tenemos el caso de Adolfo Cambiasso tiene la suerte de competir con algunos de esos clones y todos compiten en Palermo, así que no hay mucho para agregar en cuanto a su genética”.

Consultado sobre si la gran campeona puede salir a remate aquí en Palermo, el criador riocuartense dijo que normalemente este tipo de yeguas son reservadas por el haras para concebir a los caballos que luego son comercializados por ellos. “En este caso especial, estamos pensando en venderla en noviembre, para el remate que hacemos exclusivamente para domadores”, enfatizó.

Mencionó además Magrini que este año vinieron con 5 animales que fueron presentados por distintos domadores y que a todos les fue muy bien. “No todos pueden ser campeones, pero la mayoría se va con buenos premios”.

Comentó también que la gran campeona compitió en la categoría dos años menor, con dos años y medio de edad, que es la óptima para un animal que recién ha sido domado.

De porcinos a equinos

En cuanto a la cabaña “El Jarro” y el establecimiento “Los Pingos del Taita”, donde funciona el Centro de Reproducciòn Equina que brinda servicios reproductivos a quienes lo requieran, Magrini explicó que si bien no son lo mismo formalmente, es el mismo equipo de gente –excelentes profesionales en lo suyo- que tanto brindan servicios cuanto se dedican a la cría de caballos de polo. “El objetivo primordial es mejorar genéticamente a la raza y obtener animales que jueguen exitosamente al polo”, concluyó.

Caber recordar que “El Jarro” era el nombre de la cabaña en la que el padre de Juan Cruz, Sergio Magrini, se dedicaba a la cría de porcinos. De hecho, fue la cabaña decana en la región. Luego la cría de cerdos estuvo a cargo de Juan Cruz, hasta que cambió de actividad y se volcó hacia el polo. “La verdad es que la gente todavía me conoce más por los porcinos que por los caballos de polo”, manifestó el joven criador.

PUNTAL TRANQUERA ABIERTA